El camino Trevelin – Esquel es uno de los más transitados en la región cordillerana. Por estos apenas 20 kilómetros circulan hasta 8 mil vehículos por día. El movimiento resulta ser grande, como también los pozos que sabido es generan desde la rotura de algún neumático hasta consecuencias más dramáticas.

El Gobierno Nacional anunció hace un puñado de días que reconstruirá 150 kilómetros de la 40, entre las ciudades de Esquel y El Bolsón, destinando un presupuesto cercano a los 800 millones de pesos. Según informaron desde el Ministerio de Transporte, los trabajos comenzarían en pocas semanas. De más recordar que el estado de esa ruta es penoso.

La 259, en el tramo que une a las localidades de Trevelin y Esquel, también merece cierta atención por parte del Estado Nacional. Estos escasos 20 kilómetros presentan varios inconvenientes, sobre todo en la zona de la planicie. En el sector, los conductores deben realizar maniobras extrañas para esquivar los prolongados baches.

Los grandes pozos en la calzada no sólo suponen un factor de riesgo para el tren delantero, los neumáticos, el extremo de dirección o los amortiguadores de un automóvil sino que también pueden traer consecuencias más dramáticas, un accidente vial por ejemplo. Un dato no menor: Hasta 8 mil son los vehículos que recorren el trayecto a diario.

Los intendentes de ambas localidades cordilleranas, Omar Aleuy y Sergio Ongarato, comprenden la necesidad de mejorar la ruta. Incluso el mandatario de Esquel hace unas semanas habló con diario La Portada y dijo que la doble trocha es la solución de fondo. El presupuesto para ese proyecto sería millonario. Ahí el primer escollo que sortear.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí