Columna de Opinión: Liberación femenina, puro cuento

0

Entre los sabios consejos de mi madre suelo recordar uno en particular: “estudia para que no tengas que depender de un hombre” y aunque me defino como una “rebelde con y sin causa” le hice caso. Sin embargo, ingresar al mundo del trabajo no ha sido fácil para la mujer por el simple hecho de serlo. En la época de mi querida abuela Ana ¿a quién se le habría ocurrido trabajar fuera de casa? Estimo que a muy pocas mujeres, pero ello cambio con los años y conquistamos la tan mencionada “liberación femenina”.

Desde hace algunos años me pregunto ¿en verdad logramos la liberación femenina? Las estadísticas, de tanto en tanto, nos muestran que las mujeres tenemos mayores dificultades para acceder a determinados empleos, que las posibilidades de lograr un puesto jerárquico son mínimas y que no recibimos “igual remuneración por igual tarea” en comparación con nuestros compañeros de trabajo. Y tampoco logramos tomar plenas decisiones sobre nuestro cuerpo sin estar al margen de la ley.

Y como si todo lo anterior no fuera poco camino para seguir transitando debemos hacernos cargo de la cotidiana presión social. Las mujeres de hoy, y desde hace algunos años, somos en muchos casos jefas de familia lo que implica generar recursos suficientes que permitan solventar todos los gastos de la casa, cuidar de los niños y mantener en orden el hogar.

Debemos, para complacer a la sociedad, ser competentes en nuestras profesiones u oficios, estar siempre “punta en blanco” (bien vestidas y arregladas), ser buenas madres (hijas, hermanas, amigas, etc.), excelentes cocineras y amas de casa. Tamaña exigencia me parece excesiva.

Ahora bien, ¿el problema es de la sociedad que exige o nuestro al hacernos cargo?, ¿y si aprendemos a poner límites en cuanto al tiempo que le dedicamos al trabajo fuera de casa?, ¿y si repartimos las tareas del hogar?, ¿y si nos tomamos un día para salir con amigas, para leer un libro o mirar una película romántica que nos haga pensar que el “amor para siempre” aún es posible?

Si nos permitimos vivir también para nosotras quizás tengamos el tiempo y la energía suficiente seguir luchando para conquistar en verdad todos nuestros derechos, caso contrario la liberación femenina me seguirá sonando a “puro cuento”.

*Texto: Eva Herrera.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí