Megan Ritson sueña con vestir la camiseta argentina

La jugadora del Club Cordillerano Esquel, Megan Ritson Rowlands, se encuentra entrenando con la Selección Argentina de Hockey Pista en Buenos Aires, la cual se prepara para el Torneo Panamericano de Estados Unidos. Su sueño es vestir la camiseta celeste y blanca y se esfuerza cada día para alcanzarlo.

Juego al hockey desde la cuna así que me crié con un palo en el club”, contó la joven jugadora Megan Ritson Rowlands en diálogo con La Portada al recordar sus inicios en el deporte. A los 7 años comenzó a jugar en La Española y luego lo hizo en el Club Cordillerano Esquel donde permanece en la actualidad.

A los 10 años recibió su primera convocatoria al Preseleccionado Nacional (Sub-14) en Río Gallegos y a los 13 años, cuando empezó a ganar torneos con su club, descubrió que el hockey era su pasión. No tardaron en llegar las menciones destacadas a mejor jugadora y goleadora del equipo.

También jugó al hockey sobre césped en River Plate y en el Club de Hockey Xaloc de Valencia, en España. Si bien el hockey pista siempre fue su fuerte, aseguró que “la experiencia fue increíble” y que “valió mucho la pena” ya que con este equipo salió campeona de la liga y obtuvo mayor velocidad.

A lo largo de su carrera deportiva, Megan ha sido convocada en varias oportunidades para entrenar con la Selección Argentina pero hasta ahora no ha podido cumplir su sueño de vestir la camiseta celeste y blanca. Este año recibió un nuevo llamado del cuerpo técnico del Seleccionado Nacional de Hockey Pista para ser parte de una nueva concentración y de esta manera se renueva la esperanza. 

La joven realizó una preparación muy exigente en Esquel para llegar de la mejor manera a Buenos Aires y ganarse un lugar en el equipo que viajará al Panamericano a representar al país. “Fue difícil porque estaba sola por ser la única del seleccionado en Esquel así que tuve que convocar un equipo de trabajo a nivel técnico”, manifestó.

El entrenamiento fue fuerte aunque fue difícil sostenerlo en el tiempo por la falta de espacios en la ciudad y las restricciones por la pandemia. “Todas estamos en las mismas condiciones, pero algunas estuvieron más libres que otras porque no todas tuvimos las mismas restricciones. La mayoría son de Ushuaia y pudieron entrenar juntas. Yo un día podía y otro no pero me preparé como pude, obviamente súper enfocada en dar lo mejor y en que no me juegue en contra en lo mental ni en lo físico”, declaró.

Megan se mostró muy agradecida con el equipo de profesionales que la acompañó en su preparación en Esquel e hizo posible su viaje a Buenos Aires. “Chubut Deportes y la Secretaría de Deportes de Esquel me otorgaron una beca que fue de gran ayuda porque en el nivel que estamos en el seleccionado pagamos todo nosotros y se hace difícil en lo económico”, destacó.

También hizo una mención especial a Patricio Serna del gimnasio Kiap, Martín Lobos y su equipo Línea de 5, Hernán Maciel con M&M, el diputado nacional Ignacio Torres que colaboró con el pasaje y su familia.

Megan desde hace tres semanas se encuentra en Buenos Aires con vistas al Panamericano. “Estamos haciendo cuatro estímulos en la semana, dos días jugamos únicamente partidos y dos días hacemos físico, palo y bocha”, explicó.

La joven aseguró que “la vara es muy alta así que terminás muy cansada y es muy poco el tiempo de descanso que tenemos”.

El equipo está integrado por 16 jugadoras y el cuerpo técnico. El entrenamiento será hasta el 7 de junio, que es el día en que darán a conocer la lista oficial que disputará el Panamericano. “Es una experiencia única, todas las concentraciones que vengo viviendo son muy diferentes, pero las vivo de la misma manera. Muchos me preguntan por qué me pongo nerviosa si ya estuve, pero ahora lo estoy viviendo más de cerca y eso me llena de orgullo”, expresó.

Megan confió que representar al país “es un sueño que tengo desde chica y sentirlo tan cerca es único. Por eso mis días son bastante difíciles porque estoy plenamente pensando en la lista final y lo estoy dando todo”, y reconoció que se siente muy feliz por el momento que está viviendo.

La joven valoró la unión del grupo de jugadoras y el apoyo que se brindan unas a otras. También comentó que recibe contención psicológica para afrontar la ansiedad. “En Buenos Aires volvimos a primera fase y es como estar encerrados en una jaula porque no podés tener contacto con otras personas así que tenemos que hacer un trabajo fuerte en lo mental; es un día a día”, indicó.

Por último Megan sostuvo que se encuentra disfrutando este nuevo desafío y agradeció el apoyo incondicional que ha recibido en todo este tiempo. “Nunca me olvido de donde nací y quiero agradecerle a Claudio y Juan Pablo Díaz, que más allá de ser familia son mis entrenadores e hicieron un inmenso trabajo para que hoy este acá”, cerró.