Si hay una deuda pendiente a nivel socioambiental para este año es lograr la sanción de la Ley de Humedales. A lo largo del 2020, diversas organizaciones socioambientales realizaron varias campañas para pedir la aprobación de una ley que contemple la conservación, protección y uso racional y sostenible de los humedales. Además, se dieron debates en la Cámara de Senadores y Diputados de la Nación, pero los resultados fueron estériles.

¿Qué es un humedal?

Un humedal es un tipo particular de ecosistema, donde el agua es el factor fundamental que determina su estructura y funcionamiento, o sea, la característica principal es que el agua es un factor modelador de esos ambientes y es importante también pensar que un humedal puede estar permanentemente anegado o inundado o al menos en una parte del año, lo que implica que no necesariamente siempre va a estar con agua.

En Argentina hay una gran variedad de humedales, porque como tenemos una gran heterogeneidad ambiental a lo largo del país, se dan las condiciones para que existan distintos tipos de humedales. Desde las turberas en Tierra del Fuego, los mallines en Chubut, los marismas en las costas Bonaerenses hasta los esteros en Corrientes. Todos están dentro de ese gran grupo de ecosistemas que se denominan humedales, pero cada uno tiene sus características propias de acuerdo a las condiciones ambientales en las que se encuentran.

¿Porqué son importantes los humedales?

Los humedales son ecosistemas con gran diversidad biológicay son cruciales para la vida de los seres humanos y del planeta. Ya sea de forma directa o indirecta, proporcionan prácticamente toda el agua dulce que se consume en el mundo. Más de mil millones de personas dependen de ellos para su sustento y el 40 por ciento de las especies de la Tierra viven y se reproducen en humedales. Son una fuente esencial de alimento, materia prima, recursos genéticos para medicinas y energía hidroeléctrica. Mitigan las inundaciones, protegen el litoral y aumentan la resiliencia de las comunidades frente a los desastres. Además, desempeñan un papel importante en el transporte, el turismo y el bienestar cultural y espiritual de las personas.

Los estudios muestran que el valor económico de los servicios que prestan los humedales es muy superior al de los ecosistemas terrestres. Los humedales continentales, por ejemplo, tienen un valor económico total cinco veces mayor que el de los bosques tropicales, que son el hábitat terrestre más valioso.

Los humedales también son esenciales para los esfuerzos encaminados a regular el clima mundial. Las turberas almacenan el doble de carbono que todos los bosques del mundo, aunque representan solo el tres por ciento de la superficie terrestre del planeta; las marismas saladas y los manglares también son ecosistemas muy ricos en carbono.

¿Cuál es el estado actual de los humedales?

En los últimos 50 años desaparecieron aproximadamente el 40 por ciento de los humedales del planeta y las tasas anuales de pérdida se aceleraran cada vez más. Y si sumamos la degradación de los existentes el cálculo estimativo llega al 70 por ciento del total afectados.

Las pérdidas han sido impulsadas por megatendencias como el cambio climático, el crecimiento poblacional, la urbanización, sobre todo de zonas costeras y deltas fluviales, y los cambios en los patrones de consumo. Todo esto ha provocado cambios en el uso de la tierra y el agua y en la agricultura.

La persistente y creciente amenaza para los humedales que quedan en el planeta debido al drenaje del agua, la contaminación, el uso insostenible, las especies invasoras, la perturbación de los caudales causada por los embalses y la acumulación de sedimentos a consecuencia de la deforestación y la erosión del suelo aguas arriba son alarmantes.

Un ejemplo claro en nuestro país son los terraplenes y áreas endicadas en la región delDelta del Paraná. Actualmente se registran 6.913segmentos de terraplenes que recorren una longitud total de 8.893 kilómetros.El área total endicada (terrenos delimitados por construcciones tales como terraplenes o rellenos de tierra que evitan la entrada de agua durante las crecientes) es de 247.168 hectáreas lo que representa un 12 % del total de la superficie del Delta del Paraná que es de aproximadamente 1.750.000 ha.

Las tendencias de la calidad del agua están empeorando y casi todas las fuentes de agua dulce del planeta ya están afectadas en cierta medida. La contaminación del agua y el exceso de nutrientes procedentes de los fertilizantes son algunos de los mayores retos. Según las Naciones Unidas, más del 80 por ciento de las aguas residuales se vierten a los humedales sin tratamiento adecuado, y se considera probable que el uso de fertilizantes aumente un 25 por ciento en los próximos 10 años, exacerbando el crecimiento excesivo de las plantas de los humedales y los niveles de descomposición, con la consecuencia falta de oxígeno para la flora y la fauna.

¿Por qué es indispensable contar con una Ley de Humedales?

Contar con una Ley de Humedales implica un cambio de paradigma que derribe la falsa dicotomía entre preservar o extraer. Necesitamos de una ley que cree ciertos instrumentos que permitan unificar la información y los criterios de aplicación a nivel nacional. En primer lugar, establecer una definición clara que permita identificarlos, para luego incluirlos en un Inventario Nacional de Humedales que debe ser llevado adelante por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, como Autoridad de Aplicación Nacional. Este inventario, a su vez, debe estar seguido de un ordenamiento ambiental del territorio según ciertos parámetros que la ley debe establecer claramente (por ejemplo, la superficie, la existencia de valores biológicos sobresalientes, la vinculación con otros ecosistemas y áreas protegidas, el estado de conservación y el potencial de uso sostenible). Además, para evitar abusos y acelerar los tiempos, debe regir un “período de moratoria” en el que no se autoricen nuevas actividades o la ampliación de las existentes hasta en tanto se aprueben las zonificaciones. Finalmente, se debe crear un Fondo de Compensación que sea distribuido entre las jurisdicciones que hayan aprobado su ordenamiento territorial a través de una ley provincial.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí