Revistas culturales: “Estamos en una situación de emergencia”

Lo aseguró Lucas Pedulla, presidente de Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA), quien además informó que ocho de cada diez publicaciones dejaron de imprimirse en los meses de abril y mayo.

El impacto de económico de la pandemia se hizo sentir en todos los sectores y la comunicación no fue la excepción. Es así que ocho de cada diez revistas independientes no lograron estar “en la calle” en los meses de abril y mayo reconvirtiéndose, en algunos casos, al formato digital.  

Lucas Pedulla presidente de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA) e integrante de la Cooperativa La Vaca en diálogo con La Portada confirmó la información surgida del último censo realizado por la organización.   

“En Junio algunas pudieron volver a imprimirse, pero otras no. Mantienen su publicación en formato digital”, manifestó. Señaló que “este era un dato, por las conversaciones que teníamos con las distintas publicaciones, que lamentablemente esperábamos”.

Al ser consultado respecto del cierre de revistas independientes desde marzo a la fecha sostuvo que “no tenemos ese dato, pero sí que dejaron de imprimir y mudaron al formato digital” lo cual supone cierta complejidad “por la publicidad, distribución y suscripciones. Fue un tema mudar todo eso a lo digital. Ahí es donde vemos que se rompe la cadena de pagos”.

Señaló que algunas publicaciones “mantuvieron el diseño” siendo compartido “para que se vea como una revista en la que se pueda pasar de páginas con el cursor. Fue para respetar el diseño y como un acto de resistencia”.

Pedulla comentó, además, que en el marco del censo se relevó la compleja situación de las publicaciones respecto de la publicidad oficial. “AReCIA venia de un convenio con el Estado que se sostenía de manera dificultosa”. Mencionó que “siempre se mira al sector como una cuestión a asistir con algún hueso cuando vemos que las grandes empresas se siguen llevando fortunas”.

“La distribución que había se cortó. Eran montos mínimos, pero para las revistas significaban un aporte muy grande. En este contexto no ser parte de esa distribución fue problemático. Es problemático también que muchos medios de comunicación y otros sectores de la economía social y popular entren en un gris en el que es difícil aplicar en las políticas del Estado. Parece que todo el tiempo hay que estar demostrando el grado de vulnerabilidad para acceder a tal o cual programa”, indicó. “Estamos en una situación de emergencia. Ya veníamos de cuatro muy duros”, remarcó.

Desafíos y construcción

Aseguró, para finalizar, que el actual desafío de los trabajadores autogestionados “es seguir de pie y seguir construyendo esa alianza heterogénea, rica y diversa que este año nos comenzó a juntar (en forma virtual) plasmando toda la federalidad y demostrando toda la potencia que tiene este sector desde el punto de vista político, económico, social y del trabajo. Es bueno pensarnos como un gran movimiento de trabajadores autogestionados. Hay que seguir trabajando en la construcción conjunta”.