El aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno Nacional el pasado 20 de marzo, a raíz de la pandemia COVID-19, marcó un antes y un después en la rutina de cada familia.

Los niños resintieron las medidas especialmente quienes tienen autismo. Sin embargo sólo hace pocos días se les otorgó el permiso para contar con tiempo de esparcimiento fuera de sus hogares.

Silvana Sánchez Albornoz, mamá de Julián de 4 años, en diálogo con La Portada sostuvo que “celebramos mucho cuando se permitió la salida un rato de los chicos porque la cuarentena no es fácil de llevar para nadie”. Y agregó que “para nuestros hijos – que tienen conductas distintas a los demás chicos- a veces es necesario tener este momento para salir, correr y jugar”.

Destacó que “nosotros tenemos una placita a media cuadra. Sale uno de nosotros con el nene y los días que lo hacemos se nota que nuestro hijo Julián está mas tranquilo. Tenemos un patio, pero salir a caminar un ratito está muy bueno para ellos”.

Al ser consultada acerca de la rutina llevada adelante en los días en que el permiso no estaba vigente indicó que “nuestra rutina sigue porque seguimos trabajando, pero la del nene se complicó un poco. Al principio miraba mucha tele y eso hacía que al atardecer estuviera muy activo. Nos dimos cuenta que era eso y apagamos un poco la tele. Tratamos de que haga la tarea del jardín teniendo una actividad sentado a la mesa y más tranquilo”.

Señaló, en este contexto, que “también intentamos que se acueste más temprano porque al principio tenía los horarios muy cambiados. Los días que sale y corre eso permite que desgaste energía y duerma mas tranquilo”. 

Normativa nacional

Mencionó que la normativa nacional requiere de la tenencia de un certificado de discapacidad “está establecida por día y según la terminación del DNI del niño que debe salir con un adulto. Salimos con todas las medidas de prevención y tratando de no acercarnos a otras personas”.

Sánchez Albornoz comentó que desde el Grupo Autismo Esquel “trabajamos en la concientización de la comunidad y eso trajo sus frutos porque cuando decimos que nuestros hijos tienen autismo es otra la recepción” por parte de las autoridades que controlan el cumplimiento de la cuarentena para con quienes  aún no pudieron acceder al certificado de discapacidad.

“Al principio (de la cuarentena) se dio el permiso y luego se volvió para atrás. Ahora que la cosa está más controlada se puede salir con las medidas de seguridad adecuadas”, expresó. Remarcó, además, que “creo que la medida se otorgó en el momento que debía porque nosotros obviamente también queremos cuidar a nuestros hijos del coronavirus”.

Consecuencias futuras

Sobre a la situación de otros padres de niños con autismo mencionó que “nos mantenemos en contacto a través del grupo de WhatsApp. Y hasta ahora no hay problemas porque contamos con herramientas que ya compartimos y utilizamos. Nuestros chicos son muy de estar en sus casas y tímidos no queriendo tacto contacto social. Si, se debieron interrumpir las terapias pero algunos profesionales ya empezaron a atender con las medidas de seguridad y otros estuvieron en contacto por video llamadas”.

Para finalizar manifestó que tal circunstancia tendrá consecuencias futuras “porque fueron casi dos meses en que los chicos no tuvieron casi terapia o no la tuvieron y ellos viven haciendo terapia en distintos momentos de estimulación. En este tiempo de cuarentena los papás seguimos trabajando con ellos”.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí