Se conmemoró, recientemente, el Día Internacional del Voluntario y para conocer la experiencia de quienes realizan esta labor en Cáritas La Portada dialogó con María Eugenia Salgado Salomón.

“Para nosotros el voluntariado es una opción de vida”, aseguró y agregó que “antes de ser voluntaria en Cáritas fui voluntaria en otras cosas: trabajé con jóvenes en situaciones de riesgo, con grupos de jóvenes que tenían la inquietud de hacer algo por otros y también con abuelos”.

Señaló, en este sentido, que “por ello sostengo que se trata de una forma de vida en la que uno regala lo más valioso que tiene: su tiempo dentro de lo que sabe hacer”.

Manifestó, que en el marco de la labor solidaria, “la gente creo que uno da, pero se recibe mucho. Cuando uno está muy triste o deprimido lo mejor que puede hacer es buscar un voluntariado. La vida se llena de sentido. Yo he conocido gente maravillosa”. Sin embargo indicó que “no puedo decir que no he tenido malas experiencias o situaciones dolorosas, pero la verdad es que han sido las menos y todas me han enseñado muchísimo de la vida y de la gente”.

Maru, como la conocen en sus círculos, sostuvo que “incluso las experiencias más dolorosas me ayudaron a ser más abierta y entregada en el sentido cristiano de la palabra. Uno se enriquece como persona y tiene el corazón lleno de nombres porque se acompaña a alguien durante un tiempo limitado, pero al volver a encontrar a esa persona se conserva el cariño. He recibido mucho amor y también me han acompañado en las distintas situaciones a lo largo de mi vida porque comencé en el voluntariado siendo muy chica”.

Acompañar el dolor

Al ser consultada sobre cuál es el aspecto más difícil del voluntariado señaló que “acompañar los dolores. La gente sufre mucho y se acompaña desde lo que se puede. A veces uno se siente impotente porque querría hacer más, pero las situaciones son tan complejas que no hay mucho que se pueda hacer salvo estar”.

Para finalizar expresó su deseo de continuar con el voluntariado “lo seguiré haciendo hasta el día que me muera. Cuando sea muy viejita probablemente haya cosas que me cuesten más, pero haré lo que pueda” al tiempo que destacó la actitud de los jóvenes “en mi experiencia diría que ellos son los que más regalan su tiempo. Los jóvenes son entregados de por sí, solo hay que darles un lugar. Eso le pediría a los adultos porque los jóvenes están llenos de ganas de hacer cosas por otros. La vida cobra sentido cuando uno la regala a otro”.

Compartir en Navidad

Maru fue consultada sobre las próximas fechas de Navidad y Año Nuevo y la compleja situación económica de algunas familias. “Dentro de la fe católica la Navidad es esperar al Salvador y esto lo que da sentido a la vida. Con estar juntos debería ser suficiente”, manifestó.

“De todas maneras uno sabe que es bueno juntarnos y compartir algo y en este sentido Cáritas realiza algunas acciones como el padrinazgo de familias donde la que tiene un poquito más ayuda a aquella que tiene un poquito menos así todas tienen algo para compartir en Navidad”, remarcó.

Y recordó la asistencia habitual de Cáritas a los vecinos que así lo requieren durante todo el año. “El año pasado y este la asistencia fue más intensa porque hay más necesidad”, puntualizó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí