La Hoya en la piel de los trabajadores

Nadie mejor que ellos conoce el Centro de Actividades de Montaña (CAM). Una voz autorizada para hablar del atractivo turístico invernal por excelencia de la ciudad. El aval, casi cuatro décadas de trabajo “en el lomo”. Hablaron sobre la concesión y remarcan que quieren lo mejor para “La Hoya”. Todavía no está claro cuál será el futuro laboral, a pocos años de jubilarse.

0

En el correr de los últimos meses, las opiniones sobre el centro de esquí se multiplicaron más que el turismo en la playa brasilera de Copacabana. Funcionarios, prestadores y dirigentes de todos los espacios políticos desfilaron por distintos medios tocando el tema, proponiendo incluso soluciones mágicas. Poco se escuchó de los trabajadores, de esos que vieron nacer y crecer el producto nieve en Esquel.

Doroteo Saavedra, Rolando Leuful y Fernando Sepúlveda hacen temporada desde los 80, cuando las condiciones generales de la montaña no se le parecían en nada a las actuales. Las pistas, los medios de elevación y la infraestructura eran precarias. Pueden manejarse arriba hasta con los ojos cerrados. Son parte de un grupo mayor que incluye a otros vecinos como Juan Carlos Scarafia, José Huanquinao, Héctor Daher, Julio Villarroel y Raúl Carazzai. La lista continúa, es larga.

Ingresan a la redacción de diario La Portada y ni bien comienza la charla dejan rodar anécdota tras anécdota. Relatan experiencias buenas y otras no tanto como el reciente incendio en la confitería La Piedra. “Gracias a La Hoya criamos a nuestros hijos”, afirman. Un par de palabras resume todo el sentimiento que poseen por el recurso que hasta la pasada semana administraba CORFO, organismo al que dependen laboralmente.

Leuful es el que más años tiene en el centro de esquí. Entró en 1980, con apenas 18 años. El manejo estaba a cargo de una empresa privada. El servicio militar lo obligó a dejar algunas temporadas, pero regresó. “Teníamos únicamente la Aerosilla 1 y el T-Bar. Recién se estaba haciendo el montaje para el Plateau. Muy poca gente subía. Los clubes sobre todo”, recuerda sin forzar mucho la memoria.

Saavedra hizo el debut en el 82 y Sepúlveda dos años después. Hoy no les falta demasiado para jubilarse. Los aportes sobran pero la edad falta, confiesan y se ríen. Explican que el CAM pasó por Cerro López, CORFO y Turismo de la Provincia, entre otros actores privados y estatales. “La cantidad de jefes que han desfilado”, exclaman. “Fito” Carazzai, “Beto” Massaccece, Arturo De Bernardi, Franco Paniccia, Arreola, Arroyo. La nómina es extensa en casi 40 años.

Comentan que vieron crecer al centro de esquí. Son partícipes necesarios en un proceso que empezó con un producto nieve pequeño. Gran parte de lo que disfrutan los esquiadores en cada invierno pasó por sus manos. “Me acuerdo cuando construimos la confitería el Refugio. Estaba Arturo De Bernardi. Llevábamos los paneles al hombro”, describen. “La Piedra” se hizo años más tarde. Peña estuvo a cargo del proyecto.

“Recuerdo que el montaje del Plateau se hizo a pulso”, agregan, resaltando que el trabajo en aquellas épocas lejanas era distinto. Ni mejor ni peor, aclaran. Entienden que “La Hoya” dio un salto de calidad con la construcción de la 2, 3 y el Sol. Aumentar la disponibilidad de pistas y sumar medios de elevación permitió ganar en cantidad de visitantes. La base de la montaña también cambió en estos 40 años. Las estructuras eran mínimas. “La playa de estacionamiento era muy chica”, acotan.

Subrayan que “cuando entramos no había nada”. Rápidamente reconocen que “estamos atrasados” respecto a otros grandes centros de nieve como “El Catedral” o “Las Leñas”. Sin entrar en la crítica despiadada plantean que el Estado no invirtió lo suficiente para dotarlo de infraestructura competitiva. “Por ejemplo, la confitería se quemó y estaba igual que cuando la construyó Peña. Capllonch hizo una remodelación, nada más”, indican.

Precisan que a lo largo de estas cuatro décadas hicieron casi de todo. Playero, sereno, mantenimiento, en el rental, pisteros, chofer, trabajo en las torres, refacciones varias. “En verano hacíamos lo que era necesario. Hasta salíamos a cortar leña para tener en el invierno. Era un lindo grupo de personas”, resaltaron (repasaron varios nombres en la nota. El recuerdo y reconocimiento a ellos). Cuentan que en la temporada estival hasta llegaron a ofrecer el servicio de confitería.

Concesión

Opinaron luego sobre la concesión, uno de los temas que ganó la agenda pública-mediática de la ciudad en los últimos meses. “Mientras sea para bien de La Hoya y Esquel”, avisan. “En lo personal llevo casi 40 años arriba y en el verano no hay siquiera baños públicos”, advierte Leuful, dejando en claro que las inversiones son una necesidad imperiosa. “Deseamos el progreso para el Cerro y la ciudad”, manifiesta Sepúlveda.

Dolidos se mostraron con las autoridades de la Corporación de Fomento del Chubut (CORFO). “Nunca nos llamaron”, cuestionan y lamentan no haber sido tenidos en cuenta para aportar una mirada en este proceso previo a la adjudicación a la empresa Transportes Don Otto. No tienen en claro tampoco cuál será su destino laboral. Les queda un par de años para acogerse al beneficio de la jubilación.

“Hasta el momento ningún jefe se acercó para decirnos: muchachos ustedes van a ir para allá o van a hacer tal cosa”, expresan preocupados. La incertidumbre no es agradable, sostienen. Lo único concreto es que son empleados de CORFO. Después sobrevuelan propuestas. Una de ellas, por ejemplo, retomar la tarea en el CAM. Nada formal. La firma adjudicataria decidirá. En la misma situación están unas 20 personas, algunos bajo Convenio y otros de la Ley 1987.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí