La tercera edad es una etapa que no todos viven de la misma manera. Están aquellos que

pueden transitarla en compañía de sus seres queridos y quienes padecen el abandono.

Sus historias de vida y sus sabios consejos no siempre son tenidos en cuenta.

En el Hogar de Ancianos “Presidente Perón” no solo se les brinda un espacio físico, sin

también contención y compañía. En esta entrevista con La Portada Cristina Millanahuel,

su actual directora, relata el trabajo cotidiano que se realiza con los adultos mayores y su

experiencia de 14 años de trabajo.

Asegura que la integración de los abuelos con sus familias es fundamental y que la

comunidad tiene la posibilidad de colaborar visitando y escuchando a los adultos mayores.

“Te dan consejos y comparten sus vivencias”, remarcó.

La Portada: ¿Cómo llega al Hogar de Ancianos para trabajar allí?

Cristina Millanahuel: Hice el curso de cuidadora domiciliaria y presenté mi Curriculum.

Necesitaban personal en la institución y me llamaron. Primero trabajé ad honorem porque

tenía un sueldo como empleada textil. Luego me dieron una beca, pasé por tener un

contrato, planta transitoria, mensualizada y hace una semana pasé a planta permanente.

Hace ya 14 años que estoy trabajando en el Hogar y desde agosto pasado estoy a cargo de

la institución.

L.P: ¿Cuáles son las premisas de trabajo y de cuánto personal dispone?

 

C.M: Tenemos doce cuidadores que trabajan en cuatro turnos, tenemos dos cocineros y

dos lavanderas. También hay personal de mantenimiento, una trabajadora social, chicas

que trabajan en terreno llevando a los abuelos al médico y haciendo trámites de las

recetas para que las familias compren la medicación.

L.P: ¿Cuántos adultos mayores se encuentran en el Hogar actualmente?

C.M: Tenemos siete adultos mayores, diez viandas y dos abuelos que van durante el día.

Hay adultos mayores que van a buscar su comida al mediodía y otro al que se la llevamos

a su casa.

L.P: ¿Cómo es el trabajo cotidiano con los adultos mayores?

C.M: A nuestros adultos mayores la familia se hace cargo de comprarle la medicación, la

vestimenta y los artículos de higiene. Las trabajadoras en terreno se ocupan de llevarlos al

médico, que tengan la receta y cuando va la familia se las entregan.

L.P: ¿Siente que el abandono que viven algunos adultos mayores es una de las

problemáticas más importantes?

C.M: Esto se nota mucho en Esquel y hace que tengamos mucha demanda, pero no

tenemos la capacidad suficiente para alojar más adultos mayores. Los casos se dan más en

los hombres. En el caso de las mujeres siempre hay una hija, sobrina o nieta que se hace

cargo. La mayoría de los abuelos que tenemos en el hogar no tiene familia y proceden de

la zona rural.

L.P: ¿Impacta en los adultos mayores la crisis económica?

C.M: Con el sueldito que tienen las familias les compran las cosas que necesitan. No creo

que la crisis los afecte tanto porque las familias le llevan lo que necesitan y el Gobierno

nos da un presupuesto para la compra de carne, verduras, alimentos no perecederos y

artículos de limpieza. Dentro de todo se lleva bastante bien la situación económica.

L.P: ¿Considera que sería necesario contar con mayor espacio físico para albergar a más

adultos mayores?

C.M: Si, sería bueno que hacer algo más grande para poder tener a mayor cantidad de

adultos mayores porque es mucha la demanda. Tenemos una lista de espera y también a

través de PAMI se puede contar con un cuidador para que el adulto mayor no quede en

estado de abandono. Algunos consideran que el adulto mayor, cuando deja de trabajar, ya

no sirve. Nosotros visitamos, en 2009, a los adultos mayores que vivían solitos en los

barrios e hicimos una integración con las familias para que el adulto mayor no esté solo.

Creo que este trabajo se podría fortalecer.

L.P: ¿Realizan en el Hogar actividades recreativas?

C.M: Tenemos una profesora de gimnasia que hace actividades recreativas con los

abuelos. También hace actividades en los barrios Jorge Newbery y 28 de Junio cuyos

abuelos se están integrando al Hogar. Muchos se acercan para que los abuelos del Hogar

no se sientan solos. A nosotros nos tienen todos los días, pero no es lo mismo cuando van

abuelos de su edad con quienes pueden compartir otras cosas.

L.P: ¿Cómo cree que podría la comunidad colaborar con el Hogar de Ancianos?

C.M: El Hogar está abierto a la comunidad. Ya hemos trabajado con escuelas y con las

Iglesias. A fin del año pasado un Grupo de Cuerdas se acercó para tocar. Quien se quiera

acercar y compartir tiempo con los abuelos lo puede hacer. Actualmente estamos

pensando en hacer un concurso con las escuelas porque no tenemos un logo que nos

represente. Esta es otra forma de integrar a los niños con los adultos mayores. Los abuelos

se ponen re contentos cuando va la gente a visitarlos. Hay que darles lo mejor y

disfrutarlos. Hay que hacer sentir a los abuelos que son personas valorables porque todos

los días te enseñan algo nuevo. Te dan consejos y comparten sus vivencias. Hay que

escucharlos porque en ocasiones ni la propia familia conoce las vivencias del adulto mayor.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí