Cuando el hombre abandona un lugar la naturaleza lo recupera velozmente. Y para muestra no basta un botón, sino recorrer por estos días la vera del arroyo Esquel, en la zona comprendida por la obra de saneamiento, que arranca en la Cascada y se extiende por numerosos barrios ribereños.

Sauces y álamos vienen creciendo con fuerza junto a hierbas silvestres y arbustos autóctonos ante la falta de podas y tareas de mantenimiento.

El tramo que va de la avenida Ameghino hasta el puente peatonal de Avellaneda casi no permite ver el cemento que hasta hace poco era el amo y señor del arroyo. La excepción está en la vieja y querida Cascada, donde un grupo de vecinos se puso al hombro el cuidado del lugar.

Pero el avance de la naturaleza sobre un terreno antes ocupado no es nuevo en Esquel ni en otras partes del globo, se repite en otros puntos del ejido urbano, y hasta fue registrarlo con rigor científico en la década del 80 por Ingo Kowarik.

El ecologista urbano de la Universidad Técnica de Berlín relevó cómo las casas abandonadas o destruidas y nunca reconstruidas después de la Segunda Guerra Mundial en la capital alemana habían sido reconquistadas por la naturaleza salvaje y metamorfoseadas en un bosque. ¿Panorama similar le espera al –sediento- arroyo Esquel?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here