Los proyectos para pavimentar diversos sectores de la localidad vienen siendo esquivos para el barrio Malvinas Argentinas. El estado de la calle Fleming, y de algunos pasajes internos, es una preocupación constante para los vecinos.

Diario La Portada habló con el presidente de la Asociación Vecinal, Mario Montesino, sobre temas vinculados con el barrio, propuestas en carpeta, requerimientos del vecino y funcionamiento de la sede que, enfatizó, tiene las puertas abiertas a la participación.

Primero destacó el movimiento de la Junta ubicada a pasos del centro de salud. El edificio es utilizado, repasó, por una escuela de adultos mayores desde hace tres años aproximadamente. También se dictan talleres culturales: telar, tejido, pintura, canto y muralismo.

Consultado por las iniciativas que son impulsadas desde la Asociación, explicó que hace tiempo presentó un anteproyecto para avanzar en la pavimentación de algunas arterias problemáticas. Lamentó, asimismo, que hoy el municipio no estaría en condiciones de hacerse cargo de las obras.

Tendría que ejecutarse a través de un contratista privado. Sin embargo, “las cuentas que realizamos son muy altas”, indicó, agregando que los números que maneja son (casi) inaccesibles. “Frentistas deberían pagar 160 mil pesos”, explicó preocupado Montesino.

Contó que, por ejemplo, en la calle Fleming hay dos viviendas con un frente de 25 metros cada una y que en esos dos casos el importe a abonar superaría los 150 mil pesos, lo cual consideró prácticamente “imposible” al bolsillo de la gente y más en un contexto de economía frágil.

Señaló que seguirá insistiendo ante la Municipalidad para que el Estado aporte lo suyo y finalmente el pavimento sea una realidad. “Para totalizar el barrio son 23 cuadras”, detalló, añadiendo que la de mayor circulación radica en la Fleming.

A su vez, recordó que habían ingresado varias dentro de las famosas 81 gestionadas por la anterior administración de Rafael Williams. Se trata de un proyecto que tenía un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y que rondaba los 5 millones de dólares.

Arreglos monoblock

En otro orden, se refirió a la gestión (frustrada por ahora) para arreglar y pintar el emblemático edificio del Malvinas. “Eso lo había planteado al poco tiempo de ingresar como presidente. Mis prioridades eran tres: la refacción de los monoblocks, el asfalto y la sede”, precisó.

Como referente del barrio participó de varias reuniones con autoridades del IPV. Hace un par de años el arreglo de este complejo donde residen decenas de familias estuvo cerca pero nuevamente el delicado estado de las cuentas provinciales fue un obstáculo.

“Hablamos de una mano de pintura en la fachada, reparaciones en los techos y sobre todo en los sanitarios. Eso está todo roto. El edificio se construyó allá por el 78. Los propietarios han hecho varios mejoramientos en estos años”, acotó.           

Por último, reiteró que identifica el pavimento como una de las mayores demandas de los vecinos y que a diferencia de otros sectores de la localidad no se sienten tanto problemáticas tales como la falta de gas, servicios públicos y empleo. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí