La Escuela Hospitalaria N° 304, que funciona dentro del Hospital de Esquel, lleva 34 años cumpliendo un rol importante en el acompañamiento de sus alumnos para que puedan aprender en medio de la batalla contra la enfermedad. Los docentes tienen la vocación de convertir una sala de internación o una casa en un aula y junto a la familia son un equipo. Nadie se queda afuera ya que se atienden todos los niveles educativos y el desafío es evitar la deserción escolar.

Sus primeros pasos en Esquel los dio el 5 de septiembre de 1984. Su función principal es garantizar la educación de aquellos alumnos que atraviesan una enfermedad y no pueden asistir a clases. En sus inicios comenzó haciéndolo sólo en el Nivel Inicial y en la actualidad abarca todos los niveles educativos. En tanto en Trevelin, Corcovado y Gobernador Costa se atiende el Nivel Inicial y Primario.

Su directora, Patricia Thomas, contó a La Portada que “la Escuela Hospitalaria tiene dos modalidades de atención: una en pediatría cuando los chicos están internados y otra en su domicilio”. El trabajo es articulado tanto con la escuela de origen como con la familia. “Tratamos de que el alumno haga lo mismo que sus compañeros en el aula”, aseguró.

Patricia Thomas

La vocación lo es todo, el contexto es otro y la contención pasa a ser fundamental. La enseñanza es personalizada y el objetivo es fortalecer la trayectoria escolar de ese alumno como también su autoestima.Uno pone lo mejor, llegamos a los domicilios con muy buena energía y nos brindamos plenamente a nuestro trabajo porque nos espera el alumno junto a su familia que está preocupada por lo que le sucede”, expresó.

Por su parte, Andrea Archeritobehere, quien es maestra hospitalaria en el Nivel Primario, manifestó que “es gratificante poder ayudar a los niños que no pueden concurrir a clases por alguna enfermedad y hacer de su hogar un lugar de aprendizaje”. Además confió que esta modalidad les permite conocer aún más a sus alumnos, su hogar y sus necesidades. “Es un nuevo desafío y la experiencia es muy linda”, agregó.

En tanto Nilda Rivera, de Nivel Inicial, valoró la relación que se establece con la familia. “El contacto es más directo porque los familiares del alumno nos esperan y se integran a las actividades que realizamos”, confió y destacó que en este contexto “uno ve la otra parte del niño, su realidad, dónde vive, cómo está conformada su familia y así uno entiende las diferentes situaciones que se dan en la escuela”.

Evitar la deserción escolar

Para Nilda, “la experiencia es hermosa” y no la cambia por ninguna otra. Su relato junto al de Andrea y Patricia transmiten pasión por su trabajo. Y Julieta Narvay, de Nivel Secundario, lo reafirmó: “Es muy bueno que como docentes podamos ayudar a estos chicos que atraviesan una enfermedad para evitar la deserción escolar”.

Sin embargo Patricia remarcó que “lo mejor que le puede pasar a un chico es estar en la escuela con sus compañeros porque esta es una circunstancia que les toca atravesar y nosotros estamos para acompañar ese proceso. Tratamos de fortalecer la trayectoria escolar, que el alumno no pierda clases y que no haya una repitencia debido a la enfermedad que era algo que pasaba mucho”.

En este sentido destacó que con la creación de las escuelas hospitalarias se ha subsanado esta situación. Hoy Chubut tiene ocho escuelas hospitalarias y sólo queda cubrir la zona de la meseta. “Tenemos muchísima demanda y en algunos casos hemos llegado a tener chicos en lista de espera así que seguimos gestionando el incremento de carga horaria para el Nivel Secundario”, expuso la directora.

Pocos recursos

Ser maestro hospitalario es una labor silenciosa y muchas veces llega a hacerse con pocos recursos. En este sentido Patricia reconoció que se encuentran en la misma situación que el resto de las escuelas aunque valoró el Programa Conectar Igualdad que le ha permitido a cada docente contar con una netbook al igual que los alumnos. “Para nosotros es un recurso fundamental”, aseguró.

También señaló que se van haciendo camino al andar. Si bien poseen una pequeña biblioteca, las escuelas de origen les dan una mano con el material que necesitan para trabajar con los chicos.

Cuidemos a los docentes

Por otra parte, la directora pidió a la familia de los alumnos que cuide a sus perros y no los dejen sueltos ya que los docentes han sido víctimas de muchos accidentes escolares por mordeduras.

Recaudando fondos

La comunidad educativa de la Escuela Hospitalaria se encuentra organizando un matebingo para el sábado 29 de septiembre a las 15 horas en la Escuela N° 112 con motivo de recaudar fondos para la institución. “Invitamos a todos a participar, a pasar un lindo momento, ya que vamos a tener muy buenos premios y números artísticos”, invitó Patricia.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí