Al constante avance tecnológico, que en ocasiones nos pone a prueba, la incertidumbre que plantea la inestabilidad laboral ante el cierre de medios de comunicación y el despido de trabajadores de prensa en todo el país deben sumarse hechos que ponen en peligro la libertad de prensa.

En Esquel dos hechos hicieron sonar las alarmas de alerta: el primero tuvo como protagonista al periodista Andrés Campos (Radio Nacional Esquel) quien sufrió amenazas, mediante una carta documento de quien era médico forense de la Policía Federal y sindicado como quien filtró fotos del cuerpo de Santiago Maldonado.

El segundo hecho tuvo lugar en inmediaciones del Escuadrón 36 Esquel de Gendarmería Nacional cuando un grupo de gendarmes impidió – y no de la mejor manera – al periodista Federico Ovidi (Diario El Chubut y Radio Kalewche) tomar fotografías de un dispositivo de seguridad ante posibles manifestaciones de vecinos al cumplirse un año de la desaparición de Santiago Maldonado el pasado 1° de Agosto. Se le exigió al trabajador de prensa, además, que se identificara pese a estar realizando su labor periodística en la vía pública.

Si existe una normativa que marque ciertos límites en determinados espacios públicos ello debiera darse a conocer a fin de evitar situaciones complejas – por decir lo menos – que luego resultan difíciles de explicar para determinados sectores.

Coartar la libertad de expresión y de información no sólo va en desmedro de la labor de los trabajadores de prensa, sino también de la comunidad que cuenta con los medios de comunicación y sus profesionales para informarse y formar su propia opinión sobre los acontecimientos cotidianos que, en muchos casos, los atraviesan y los definen como habitantes de una ciudad.

De hecho la Corte Interamericana de Derechos Humanos en una opinión consultiva de 1985 sobre la colegiación obligatoria de periodistas sostuvo que la libertad de expresión es una piedra angular en la existencia misma de una sociedad democrática. Es indispensable para la formación de la opinión pública y para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, esté suficientemente informada. Es por eso que, es posible afirmar que una sociedad que no está bien informada, no es plenamente libre. La libertad de expresión es por lo tanto no sólo un derecho de los individuos, sino de la sociedad misma.” La libertad de expresión es un derecho social y como tal debe ser considerado y respetado.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí