Fue docente durante 29 años, estuvo cesanteada durante la última Dictadura Militar y desde hace algunos años como integrante del sector pasivo se la puede ver y escuchar defendiendo los derechos los trabajadores activos entendiendo que sus conquistas – en materia de  derechos laborales – también beneficiarán a los jubilados de la provincia.

Con 65 años y más activa que nunca Rosa Contreras acompaña cada reclamo de trabajadores, asegura que es necesario mirar al otro y se enorgullece de sus ex alumnos(hoy docentes) quienes sostuvieron una importante lucha con la instalación de la Carpa de la Unidad y la Dignidad. De estos y otros temas dialogó con La Portada en esta entrevista.        

La Portada ¿Cuándo y por qué decidió ser docente?

Rosa Contreras: Fue por casualidad. Terminé el Secundario muy jovencita por distintas circunstancias y no me podía ir a estudiar a Buenos Aires. Se creó, por entonces, el Profesorado de Enseñanza Primaria. Me recibí, pero no ejercí. A los 25 años un director de Escuela me vio en la calle y me preguntó si tenía título. Dije que sí, pero que no tenía idea. El, que tenía una visión muy particular, me llevó a la Escuela y comencé a dar clases.

L.P: ¿Cuáles son los mejores recuerdos que tiene de esa etapa?

R.C: Tengo todo tipo de recuerdos porque estuve en actividad durante 29 años. Durante la época de la Dictadura estuve cesanteada. En el balance final diría que fue una época excelente en la que construí gran parte de mi identidad.

L.P: ¿La jubilación es todo lo que usted esperaba?

R.C: La jubilación tiene que ver con el proyecto de vida que uno tenga. Si uno piensa que al jubilarse la vida se termina es un espanto. Para los que pensamos que la jubilación es otra etapa creemos que es fantástica porque no hay estructuras ajenas a uno. Yo armo mi propia estructura, pero trabajo más que antes en cosas que me generan dolor y placer. Lo placentero de esta etapa es que uno hace todas las cosas que postergó. Trabajo más que antes, pero con mis propios tiempos y mis propias exigencias haciendo lo que me gusta.

L.P: ¿Imaginó que su rol estaría en la defensa de los derechos de los jubilados?

R.C: Toda mi vida estuvo marcada por la búsqueda de los derechos que empieza con los propios. Pero nadie puede generar sus propios derechos si no lo hace en el colectivo al que pertenece o buscando un colectivo al que pertenecer. Me tocó en mi rol de trabajadora activa, ahora como jubilada. También me toca como mujer, ciudadana de Esquel, como cuidadora del medio ambiente y por la vida a partir de la defensa de la legalización del aborto. Pertenezco y me debo a esta sociedad. He sido una mujer muy afortunada porque vivo en un entorno familiar y social afortunado. La vida ha sido muy buena conmigo y por eso intento devolver lo que la vida me ha dado.

L.P: ¿Cuáles son a su juicio los derechos a los que no debiera renunciar un jubilado?

R.C: Lo primero a lo que ninguna persona jubilada debe resignar es a su dignidad. Dentro del grupo jubilados están los que ganan la mínima y no les alcanza para comer y otros que están muy bien. No se debe renunciar a la vida con todas sus consideraciones con el derecho a la salud, la comida, la recreación ni a la familia. No renunciar es una obligación ética.

L.P: ¿Siente que en esta lucha por los derechos del sector pasivo se avanzó o aún resta mucho por hacer?

R.C: Yo creo que la sociedad ha avanzado mucho en la toma de conciencia de determinadas cuestiones. Antes una persona de 60 años era un descarte social y ya no. Hoy pertenece al grupo social activo hasta en lo económico. Pertenece y lucha en distintos aspectos. Los jubilados están en el gran grupo social donde hasta el final de sus días – sin importar la edad – es un personaje relevante.

L.P: ¿Cuáles serían las soluciones de fondo para los reclamos del sector?

R.C: Estamos muy preocupados – y no somos ajenos- por la gran crisis nacional. Le tenemos pánico al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a las recetas que está imponiendo porque comenzaron marcando a los jubilados nacionales. Si no luchamos nosotros también caemos. En la Cordillera- especialmente – estamos trabajando junto con los trabajadores en actividad porque pensamos que en la medida que ellos tengan derechos nosotros los tenemos también. No hay luchas parciales, sino luchas conjuntas de los trabajadores activos y jubilados.

L.P: En el marco de la lucha docente muchos la consideran como una referente. ¿Cómo recibe esta consideración?

R.C: Creo que mis compañeros me obligan a poner cada día un poco más el cuerpo. El reconocimiento te mima y que mis ex alumnos estén hoy en la calle peleando por sus salarios me llena de placer. En lo personal me genera un poco más de obligación. Terminamos de levantar el acampe y al otro día ya estábamos viendo cómo solucionar el pronto cobro de los jubilados.

L.P: ¿Qué diría a los vecinos de Esquel?

R.C: Diría que hay que mirar al otro. Es bueno mirarse uno mismo, pero hay que tratar de mirar al otro. Se ha cuestionado el corte de ruta por el turismo, pero el aumento salarial a los trabajadores provinciales en Esquel es mucho porque los trabajadores gastamos la plata en la ciudad. Con estas luchas logramos mantener las fuentes de trabajo de algunos compañeros que estaban en otros sectores y sostener los pequeños comercios de barrio porque es dinero que circula en Esquel. No estoy en contra del turismo, solo digo que hay que mirar las dos partes: es bueno pensar una ciudad turística pero primero hay que darle de comer a la gente que está dentro. Los que estamos en una carpa, en la calle o en una ruta le trajimos a Esquel casi 50 millones de pesos mensuales. Por eso digo que hay que mirar al otro: no es solo una Plaza bonita. Hay gente que come, duerme y sueña. A esa gente hay que mirar y hay que ponerse al lado.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí