El reclamo de los trabajadores estatales, que data del segundo semestre del año pasado, recrudeció con el paso de los días llegando a su máxima expresión con la ocupación pacífica de Supervisión de Escuelas, Delegación Administrativa (la cual se levantara en la noche de ayer), Área Programática, CORFO y Subsecretaria de Bosques.

La falta del dictado de clases separa las opiniones de la comunidad. De una vereda se ubican quienes apoyan el reclamo de los docentes (acercándose a la carpa para expresar acompañamiento, donando insumos y realizando abrazos simbólicos a los edificios escolares) entendiendo que excede el aspecto salarial.

Enfrente se ubican los padres que exigen que sus hijos regresen a las aulas llevando su postura – inclusive- ante la Justicia sobre la base de garantizar el derecho a la educación y la posibilidad de que los niños y adolescentes  adquieran los conocimientos previstos para este ciclo lectivo 2018.

La democracia, entre otras cosas, permite que los miembros de una comunidad puedan convivir aún en el disenso y ello merece ser valorado. Los derechos de los trabajadores son innegables y ameritan una verdadera propuesta que permita destrabar el conflicto.

La dilación de soluciones de fondo no perjudica a un determinado sector o Gremio, sino a toda la comunidad que de una u otra manera se siente afectada por una situación a la que urge encontrarle resolución garantizando los derechos laborales de todos los trabajadores estatales. Apertura de paritarias, incremento salarial y pase a planta permanente del personal precarizado constituyen reclamos lo suficientemente válidos para ser atendidos como corresponde.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí