La familia Jones de Aldea Escolar perdió todo en un voraz incendio desatado a mediados de mayo. El fuego arrasó con la vivienda alquilada y todas sus pertenencias. Afortunadamente, sólo hubo que lamentar daños materiales. Pero no todas son pálidas. De inmediato comenzaron a multiplicarse los gestos de solidaridad y muestras de apoyo.

Atentos a esta difícil situación, trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) tomaron la posta y organizaron diferentes acciones para recaudar algo de dinero. Todo suma, repiten. Para el 29 de junio próximo tienen previsto realizar un gran sorteo. El premio principal será un cordero pesado.

En diálogo con diario La Portada, Lucas Gallo, secretario Seccional de APINTA, recordó que el caso de la familia Jones de Aldea Escolar movilizó a mucha gente. Citó como ejemplo lo hecho por un grupo de cerveceros de la localidad de Trevelin y mencionó también una clase abierta de zumba en el Polideportivo Municipal.

“Está dándose una respuesta interesante proveniente de diferentes sectores”, destacó y reveló que en la sede local de INTA organizaron una colecta de fondos donde los empleados colaboraron con “lo que pudo cada uno”. Al mismo tiempo, el sindicato de Esquel y el Nacional aportaron sumas de dinero que lógicamente, dijo, resultan insuficientes ante la gran necesidad.

El siniestro en la casa arrasó con todas las pertenencias de la familia Jones, no sólo lo habitual dentro de un hogar (electrodomésticos, mobiliario, vestimenta, etc.) sino que además elementos y maquinaria que utilizarían para la construcción de la casa propia. “Se destrozaron muchas cosas que iban acopiando”, comentó Gallo.

Bono contribución

Por otro lado, adelantó que desde APINTA preparan un bono contribución. Se rifará un cordero pesado. El valor del número es de 100 pesos y puede conseguirse en las instalaciones de INTA en Esquel, localizadas en la intersección de las calles Chacabuco y Darwin. El sorteo será el 29 de junio. Lo recaudado será destinado íntegramente a los damnificados del incendio.

Apoyo incondicional

Cecilio Jones no duda a la hora de destacar el “apoyo incondicional” de los vecinos y las repetidas muestras de solidaridad recibidas tras el incendio. Dice que perdieron todo pero que con esfuerzo saldrán adelante. No baja los brazos.

“No quedó nada”, cuenta este trabajador del Campo Experimental de Aldea Escolar a diario La Portada. El fuego se llevó toda clase de pertenencias, desde mesas, sillas y electrodomésticos hasta herramientas (algunas prestadas) que tenía para levantar la casa propia.

Cecilio vive con su señora y tres hijos. “Estamos muy agradecidos con lo que hemos recibido. Esto es duro pero hay que seguir. Y lo haremos con trabajo, no queda otra. Mucha gente se ha comunicado y los mismos compañeros de trabajo me dan una mano”, subraya.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí