Por Fernanda Rojas. Docente. 

Cuando en materia de derechos humanos no se avanza, automáticamente se retrocede. Hoy el derecho a la educación pública y gratuita corre peligro. Hoy estamos asistiendo al desmantelamiento de la escuela pública y toda la comunidad educativa debe salir a la calle a defenderla.

Es responsabilidad de toda la sociedad defender la educación, tanto en honor a los estudiantes y docentes que a lo largo de nuestra historia lucharon y dieron su vida para evitar la mercantilización de la educación, como por compromiso con nuestros hijos y las futuras generaciones.

No se trata solo de un conflicto laboral, que con justo derecho los docentes reclamamos. Se trata de evitar perder el derecho a la educación pública y gratuita. Y el único responsable en este conflicto es el Estado, que debe garantizar ese derecho.

Hasta ahora al gobierno le alcanza con demonizar a los docentes a través de las empresas de comunicación para quitarse el lazo de encima y correr el eje de la discusión. Lamentablemente hasta ahora esa estrategia le ha dado resultado. No hemos obtenido respuesta por parte del gobierno porque falta que las familias de nuestros estudiantes y toda la comunidad salga a reclamarle que cumpla su rol de garante de derechos.

Seamos capaces de ver más allá. No se trata de cuántos días de clase están perdiendo hoy nuestros estudiantes, que no deja de ser angustiante, por supuesto. Se trata de si podrán seguir teniendo educación pública. Se trata de si podrán estudiar en la universidad o en los institutos de formación o si deberán endeudarse de por vida para pagar una educación arancelada y dictada por las corporaciones.

¡No retrocedamos! ¡Defendamos juntos la educación pública!

Foto: Asamblea en la Escuela 76

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí