Mediante una nota dirigida al Intendente de Esquel, un grupo de vecinos, en su mayoría frentistas, piden que se tengan en cuenta todos los riesgos que implicaría que la calle Don Bosco volviera a ser doble mano como algunos solicitan. Advierten que sería peligroso para los peatones por la falta de veredas y por la salida de los niños de la Escuela N° 8 y el Jardín 436.

La calle Don Bosco continúa generando polémica por las posturas encontradas entre los vecinos. A mediados de 2016 el Concejo Deliberante aprobó que el sentido de circulación sea único en el tramo que une a las avenidas Fontana e Irigoyen. Sin embargo un grupo de vecinos solicitó rever la ordenanza para que la calle vuelva a ser doble mano porque aducen que las calles aledañas son imposibles de transitar y que por el pronunciado deterioro representan un verdadero riesgo para la salud de los vehículos.

En tanto, otro grupo de vecinos, que en su mayoría son frentistas, presentó una nota dirigida al intendente Sergio Ongarato en defensa del sentido único de la calle por considerar “peligrosa” la doble mano ya que la misma “no cuenta con veredas para que la gente pueda circular y el peatón lo hace por la calle”. Además destacan que sobre la Don Bosco se encuentra la Escuela N° 8 y el Jardín 436 donde “la circulación de niños es mucha, hacen su salida por ahí, donde incluso ya siendo mano única es un caos vehicular y no queremos lamentar accidentes como ha sucedido cuando era doble mano”.

 

No se respeta al peatón

Los frentistas de la calle Don Bosco también sufren el movimiento de las casas, que con una circulación mayor, se agravaría más. En otro párrafo de la nota, manifiestan que “la calle no tiene las medidas necesarias para que estacionando vehículos en ambos lados puedan pasar dos más a la vez”, y apuntan que “en muchas ocasiones nos han roto los espejos de los autos”.

Con respecto a la última nevada, sostienen que “siendo mano única, los choques por el hielo y la nieve fueron inevitables, por lo que el ser transitada en los dos sentidos realmente traería trágicas consecuencias”. Al tiempo que advierten que “es muy peligroso para los peatones que circulan por esta calle porque no se puede cruzar la misma y ya no se respeta al peatón, hay muchos niños y gente mayor que debe cruzar para hacer compras y corren peligro sus vidas al tratar de mirar a un lado y al otro para poder cruzar”.

 

Los mismos derechos

Los vecinos también expresan que “por más que tengamos asfaltada la calle Don Bosco, tenemos los mismos derechos que los demás de tener menos tránsito, de que no se nos muevan las casas etc.”, y plantean que en lugar de solicitar la doble mano, se debería solicitar que se asfalten las calles paralelas, como por ejemplo Roggero”.

Asimismo recuerdan que “existe una ordenanza que habla de que las calles asfaltadas no pueden ser doble mano”, y señalan que “esto tiene justamente que ver con lo peligrosa de esta situación”. En este sentido destacan que “la calle cuando fue doble mano no se podía cruzar caminando, ya que el tránsito vehicular no cesaba y no respetaba nada, el ingreso de los vehículos pesados era incontrolable, tomando en subida esta calle, haciéndola aún más peligrosa tanto para peatones como para los mismos automovilistas”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí