En diálogo con La Portada, Gustavo Devesa, vicedirector de la Escuela Politécnica, se mostró preocupado por las pésimas condiciones del edificio. Los tanques de agua no llegan a cargarse por el poco caudal que hay, lo que hace peligrar el inicio de las clases de no solucionarse. A su vez esto dificulta las tareas de acondicionamiento y limpieza de la escuela.

Si bien desde Obras Públicas se realizó un relevamiento antes del receso invernal donde se comprometieron a solucionar los problemas durante el verano, no se hizo nada. “Los baños siguen igual que el año pasado, muchas canillas no funcionan o quedan perdiendo”, contó el regente Francisco Silvestri.

Alrededor de 600 chicos asisten a la escuela en sus dos turnos, los cuales permanecen casi todo el día entre la cursada y los talleres. “Siempre hacemos lo posible para garantizar el servicio educativo pero llega un momento en que hay que ponerle un freno a la situación porque no se puede seguir sosteniendo esto, se está jugando con la salud de los chicos”, cerró Devesa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí