Un nutrido número de Vecinos Autoconvocados por el No a la Mina realizó esta mañana una conferencia de prensa, en el Centro Cultural Melipal, para invitar a toda la comunidad de Esquel a participar de la marcha del próximo domingo 4 de febrero, a las 18 horas, desde la Plaza San Martín. Será en rechazo a la nueva embestida minera como a la explotación de uranio en la provincia, y en reivindicación de una lucha que ya lleva quince años en defensa del agua y la vida.

Nilda Bulzomi, miembro de la Asamblea del No a la Mina, destacó que “la minería no genera trabajo, trae enormes problemas de salud y compite con el agua que todas las personas necesitan para su vida”. Como ejemplo de ello citó los casos de Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia: “Son ciudades que hoy están teniendo terribles problemas con el agua”, indicó. Pese a ello evidenció que “la embestida de las empresas mineras cuenta con la complicidad de los funcionarios políticos que generan condiciones terribles dentro de la provincia para que la gente sienta la necesidad de pedir cosas que desde hace años venimos diciendo que no queremos en la provincia”.

Recordó, en este sentido, que “hace quince años venimos sosteniendo fuertemente que la minería no sólo es una actividad extractiva que contamina sino que saquea todos los recursos y está en contra de la vida misma”. De esta manera pidió a toda la comunidad de Esquel que salga a la calle a “movilizarse” el próximo domingo 4 de febrero a las 18 horas desde la plaza San Martín.

 

“Pedimos que se trate la Iniciativa Popular”

Por su parte, Roberto Hlousek recordó que en 2014 se presentó un proyecto de ley por Iniciativa Popular en la Legislatura Provincial que “hubiera terminado con todo este tipo de situaciones si los diputados le hubieran dado el tratamiento y la aprobación que correspondía”.

Apuntó que “cada uno de los veintisiete diputados cobra cinco veces más que un trabajador, se les paga con dinero del pueblo y sin embargo lo traicionan una y otra vez”. Además señaló que “el sistema político de la provincia se ha dedicado a generar las condiciones necesarias para que las mineras intenten tentar a las poblaciones más vulnerables como la meseta”.

 

No es no

Hlousek también contó que “tenemos información de que en la meseta están llegando las órdenes de cateo, que es la materialización de este mapa que se ha publicado en los diarios, donde hay familias de la zona que están viviendo la angustia de ver sus campos invadidos por las mineras que han venido a hacer sus pruebas”.

De esta manera convocó a la comunidad de Esquel y al resto de las ciudades de Chubut a salir a la calle el próximo 4 de febrero “en solidaridad con estas familias y para decir una vez más no a la megaminería y a la extracción de uranio”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí