A los 15 años comenzó a trabajar de mensajero en el Correo Argentino, hoy lleva 44 años como cartero en Esquel y es uno de los más antiguos en su profesión. Acompañado de su bicicleta, Eduardo Gibbon cuenta a La Portada que con nieve, lluvia, frío, cenizas y sol nunca dejó de salir a la calle a repartir la correspondencia. Lleva recorridos más de 480 mil kilómetros y ha entregado más de 660 mil cartas. A cinco años de jubilarse, asegura que siente la misma pasión con la que se inició en este trabajo.

Eduardo Gibbon se crió en un hogar muy humilde, en lo que hoy se conoce como el barrio Badén, donde le inculcaron el valor del trabajo y el esfuerzo. Es el más chico de seis hermanos, con los cuales iban a caballo a la Escuela 54, y recuerda no haber faltado nunca a clases a pesar de las fuertes nevadas e inundaciones de aquellos años. En más de una ocasión llegó empapado al aula y así permanecía hasta el final de la jornada. No había excusas ni contemplaciones para no estudiar.

Su padre tenía una chacra así que desde muy chico aprendió a cazar para comer junto a su familia. Si bien recuerda haber pasado épocas duras, asegura que pasó una linda infancia porque así como trabajaba, también se hacía tiempo para disfrutar de sus amigos.

En 1973, a los 15 años, tuvo su primer trabajo como cadete en el Hotel Tehuelche y su buen desempeño ante los ojos del gerente le hizo conseguir un segundo empleo, aunque temporario, como mensajero en el Correo Argentino. Así fue como dio sus primeros pasos en lo que sería su profesión de toda la vida y la que ejerce con mucha pasión, según asegura a este medio. De 7 a 15 horas trabajaba en el hotel y de 15 a 21 en el correo. Tanto esfuerzo rindió sus frutos ya que logró comprarse su primer auto.

44 años de servicio

Gibbon estuvo diez temporadas en el Correo Argentino de Esquel, que ya funcionaba en la actual sucursal de Avenida Alvear 1192, luego de haberlo hecho en Roca y Rivadavia donde hoy está El Bodegón, y entre las avenidas Alvear y Fontana, donde es el Supermercado Todo.

Al principio repartía telegramas y le enseñaron a usar el telégrafo, ya que la comunicación en ese entonces era por hilos. Luego, con 25 años de edad, fue trasladado a Pico Truncado, Santa Cruz, donde su trabajo finalmente adquirió mayor estabilidad. Sin embargo aclara que en la actualidad cobra su sueldo básico en negro y esto lo tiene preocupado cuando piensa en su jubilación, para la cual sólo faltan cinco años.

En 1990 el fallecimiento de su padre lo hace regresar a la ciudad y a su antiguo empleo en el Correo para acompañar a su mamá, que había quedado muy sola; decisión de la que no se arrepiente. Fue así como dejó atrás seis años de trabajo en suelo santacruceño, donde, relata, que “el viento era bravo” y le complicaba mucho hacer los recorridos.

480 mil kilómetros, 600 mil cartas

Acompañado de su bicicleta, Gibbon recorre alrededor de 40 kilómetros por día para entregar la correspondencia que hoy, en su mayoría, es factura de servicios, ya que atrás han quedado las cartas de amor, las que añora con nostalgia. “Eran lindas épocas porque la gente te esperaba con alegría, ahora te ven y salen disparados”, expresa entre risas.

Lleva 480 mil kilómetros recorridos y más de 660 mil cartas entregadas ya que reparte unas 500 por día, que en los últimos años han llegado a ser 200. “Estoy para rectificar el motor porque ya di varias vueltas al mundo y todavía me quedan cinco años así que me faltan varios kilómetros más por recorrer”, resalta orgulloso.

Su trabajo comienza a las 7.30 horas, con los preparativos del reparto, y el recorrido a las 11 horas, que finaliza entre las 16 y 17 horas, desde el barrio 28 de Junio, Petrobras, 150 Viviendas y Badén I, II y III, donde una calle llevará el nombre de su padre, quien vivió ahí y colaboró mucho en el progreso de ese sector. “Va a ser un orgullo pasar por ahí”, asegura.

Gibbon proyecta sus próximos cinco años de trabajo como lo viene haciendo hasta ahora, en la calle junto a su bicicleta, sin importarle el frío, la nieve o el sol. Le han ofrecido trabajar en la administración pero él está contento con su día a día. “Yo hago mi trabajo con amor, pienso que si paso a una oficina me deprimiría; es como si a un pájaro lo encierran”, concluyó.

El primer cartero

Bruno Ramírez fue el primer cartero designado del correo, este oficio no existía y recién se estaba implementando el servicio en el Virreinato del Río de la Plata. Ramírez tomó posesión de su cargo el día 14 de septiembre de 1771, fecha en que se celebra en Argentina el “Día del Cartero”. Desempeñó un papel importante durante la Revolución de Mayo ya que mediante este servicio se repartieron partes y órdenes de la Primera Junta.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí