Siete años lleva Eduardo Chemin pensando la construcción de una vivienda en Trevelin con 120 mil botellas, las cuales recolectó a lo largo de todo este tiempo. El proyecto también tiene su costado solidario. En un futuro pretende ceder todo a una organización que trabaje con personas de bajos recursos y con alguna discapacidad.

Eduardo y su esposa Liliana (ambos de Esquel) asumen una filosofía de vida: nada tiene desperdicio, nada se tira, y todo se logra con trabajo, esfuerzo y dedicación. No hay recetas mágicas para progresar, entienden. También saben bien que cuando el dinero no abunda y la economía aprieta, afinar la creatividad y el ingenio es una salida.

Días atrás recibieron a diario La Portada y contaron cómo nace la historia de levantar una casa en Trevelin con miles de botellas de vidrio. Una conversación con amigos despertó la inquietud en Chemin. “Quería hacer algo ecológico”, cuenta. Venía de sufrir un grave accidente laboral que lo dejaba con problemas para movilizarse de manera independiente.

Pasaron cerca de siete años de aquel entonces y el proyecto está más vivo que nunca. Empezó tímidamente a juntar botellas. Recolectaba 400 por día. Hoy posee 120 mil. Afirma que no necesita más y que está listo para arrancar la obra. Sólo le falta la autorización de la Municipalidad. Tiene en condominio parte de una hectárea en la zona de la calera.

Recuerda que recorrió varios barrios de la ciudad y algunos locales nocturnos en búsqueda de la materia prima para su futuro hogar, del que habla apasionado y con la mirada fija. Hoy el depósito es enorme. Sus perros hacen de custodia, bromea mientras uno de los canes se acerca para examinar a las visitas.

“Tengo la posibilidad de contar con un terreno en el ingreso a Trevelin. Como no podía conseguir materiales se me ocurrió la idea de hacerla con botellas de vidrio”, resalta y precisa que con 50 mil hace una casa de 120 metros cuadrados. El diseño original incluye cuatro habitaciones, sala de cine, cocina, comedor, sanitarios, biblioteca, lavadero y sector para planchar, entre otros espacios.

De inmediato explica que a futuro la vivienda pasará a manos de gente pobre y con discapacidad. Lo sueña de esa manera. Para cuando ya no esté pretende que todo quede en poder de personas humildes, sin recursos. El complejo contempla además una pileta (que hará con 30 mil botellas) y criaderos de gallina, conejo y codornices, carpintería y un sector de herrería.

Destaca Chemin que la estructura será antisísmica. “Como una común pero en vez de ser con ladrillo o block, lleva las botellas que van acostadas con un espesor de concreto. Después van columnas y encadenado en cada puerta y ventana. Van pegados al encadenado central cosa que la botella no se quiebre”, ilustra.

Asegura que en la vida las cosas se consiguen con empeño. Cuenta que él pudo salir adelante y esquivar dos grandes desagracias: la primera, casi pierde un hijo y, la segunda, el accidente que le impidió caminar por dos años.  “El de arriba me entregó una tercera oportunidad. Con mi esposa decidimos hacer esto para devolver lo que me dio”, añade.

Eduardo y Liliana reciclan todo. Poseen una habilidad particular. Alguien arroja una ventana a la basura y ellos la restauran para dejarla 10 puntos. También han juntado juguetes para ponerlos a nuevo y luego entregarlos a jardines maternales. En silencio y sin el deseo de figurar, dicen.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí