Entrevista de la Semana: “Las Malvinas se recuperan a través de la paz”

0

El presidente del Centro de Ex – Combatientes Esquel sostiene que “la paz” es la única alternativa posible para que la Argentina recupere la soberanía sobre Malvinas. Dice que no pasa un día sin que piense en el conflicto bélico del 82 y recuerda como si fuese hoy el paso de los aviones ingleses por el puesto en Bahía Zorro, las ráfagas de nueve tiros y el ruido de las bombas.

En una entrevista concedida a La Portada, Lefipán repasa parte de su cruda experiencia en el archipiélago, habla de las secuelas tanto físicas como psicológicas que atraviesan los veteranos como consecuencia de la guerra y señala que es necesario trabajar la causa Malvinas en profundidad no sólo el 2 de Abril sino que a lo largo del año.

LP: ¿Cómo nace el Centro de Ex –  Combatientes Esquel?

GL: Primero resaltar que es uno de los primeros centros que empieza a trabajar en la Provincia del Chubut allá por septiembre de 1982 con veteranos de la zona. El objetivo era contener a los muchachos, juntarlos, charlar y hablar sobre la problemática que en aquellos años estaba bien fresca. Recuerdo que a muchos les dijeron que no se debía hablar del tema. Era la consigna. Existía cierto temor a decir algo.

Por aquellos años se comenzaron a abordar cosas que afectaban seriamente a los ex combatientes como el alcoholismo por ejemplo. Todo a raíz de las secuelas que quedaron por Malvinas. Todos los veteranos tenemos secuelas; algunos más y otros menos. La parte psicológica no se ve y a lo mejor es la más compleja. Es muy complicado atravesar una situación de guerra. Para saberlo hay que haber estado en Malvinas, de lo contrario se toca de oído y de acuerdo a la conveniencia de cada uno.

LP: ¿Qué recuerdos quedan de los días en la Isla?

GL: En mi caso no tiré un tiro. Hay compañeros que se debatieron a tiros con los ingleses. Yo estuve una semana en Puerto Argentino y después en Bahía Zorro hasta el final del conflicto. Sé lo que es que pasen aviones y te tiren bombas, que explote todo. Sé lo que es que a las 12 de la noche empiece a atacar una fragata y te disparen tandas de nueve tiros y no saber adónde irán a parar. Sentís el silbido que te pasa por la cabeza. Sé lo que significa ver a las 3 de la mañana a un tipo parado en la puerta del helicóptero agarrado de una ametralladora y tirando para todos lados. Eso lo vi. La imagen se morirá conmigo.

LP: ¿Cuál fue el papel del Estado luego del conflicto?

GL: La contención de la familia es muy importante. Pero también tendríamos que haber recibido una contención por parte del Estado para tratar de superar de alguna manera lo vivido. Hoy tenemos más muertos suicidados que caídos en combate que fueron más de 600. Cuando volvimos de Malvinas el Estado nos quiso esconder. Se nos marginó. No teníamos trabajo, contención médica ni la posibilidad de una vivienda. Recuerdo que se nos relacionó con el Gobierno Militar. No teníamos permitido siquiera dar charlas en las escuelas. También se nos vinculó con los terroristas. Con el tiempo eso se fue superando.

LP: Como veterano, ¿cuáles crees deben ser los caminos para restituir la soberanía de Malvinas?

GL: Debe ser todo en paz. Llegar a una situación de guerra no le sirve a nadie. Todo tiene que ser a través de las negociaciones, en paz, con diplomacia. Así llegar a recuperar lo nuestro. Algo que no sólo nosotros lo decimos. Mucha gente en el mundo sostiene que las Islas Malvinas son argentinas. Cada vez son más los aliados que tenemos en ese sentido. Esperemos que algún día los ingleses recapaciten.

LP: ¿Qué significa Malvinas en tu vida?

GL: Malvinas es todo. No hay un día en que no me acuerde de Malvinas. Primero está mi familia y después está Malvinas. Todos los días nos acordamos, en algún momento, por alguna situación. No volví jamás a las Islas. Tuve la posibilidad de hacer un viaje hace algunos años. Un viaje que salía de Chubut. Pero justo era el 11 de febrero, fecha de cumpleaños de mi hija. Lo charlé con mi señora. Ella me dijo que vaya, que quizá no tendría la oportunidad de regresar y que con la nena podía compartir todos los días, muchos cumpleaños. Opté por quedarme con mi hija.

RECUADRO

Mensaje conmovedor 

“Tengo ganas de comer pan”, el mensaje que se repetía en las cartas de Lefipán. La frase duele. Moviliza a cualquiera. Pese a lo traumático de una guerra y las consecuencias que genera, asegura que no guarda rencor. Pero de inmediato aclara que sabe muy bien quiénes fueron “los malos” en Malvinas. “La vez pasada apareció un tipo por facebook que me saluda. Era sargento ayudante. Ese me bailó en Malvinas. Me saluda después de que no me dejó siquiera ir a ver a mi tía a los dos días de haber vuelto”.

RECUADRO

Presencia permanente

Para el presidente del Centro de Ex – Combatientes de Esquel la temática debe trascender las fronteras del 2 de Abril y asevera que el desafío de los veteranos es ganar en una mayor concientización social. Celebra, además, las charlas en establecimientos educativos y otras acciones que permiten mantener viva la causa. El programa de radio en la FM del Valle es un ejemplo. Señala, por último, que en la ciudad y la zona hay cerca de 50 veteranos.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí