“Salud, seguridad y educación son prioridad para el Estado”, es la frase que se suele escuchar en discursos y campañas políticas. Sin embargo la realidad marca algo muy diferente y un claro ejemplo de ello es la evidente – para quienes asisten allí y para sus trabajadores – necesidad de contar con un nuevo edificio para el Hospital Zonal Esquel.

El nosocomio no sólo brinda atención a los vecinos de la ciudad ya que también recibe a pacientes derivados de los Hospitales de la región y del vecino país de Chile.

Ampliaciones y “parches” no son suficientes para ofrecer la comodidad que requiere una persona que concurre para mejorar su salud ni para los más de quinientos empleados del sistema de salud que allí se desempeñan – en muchas ocasiones – a destajo porque no cuentan con un espacio físico adecuado ni con los insumos necesarios.

Es a todas luces impensable que contar con sabanas siga siendo una necesidad, que la aparatología que se necesita sea aportada por la comunidad a través del destacable y transparente trabajo que realizan las damas de la Cooperadora del Hospital y que no se cuente con espacios adecuados. Entonces cuando los empleados públicos  denuncian la falta de atención del Estado a las diversas instituciones ¿exageran o sólo ponen en evidencia la realidad?

Durante años escuchamos decir que no es factible construir un nuevo Hospital por falta de tierras disponibles en un sector adecuado en cercanías de la ciudad y, en los últimos tiempos, por falta de recursos económicos teniendo en cuenta la actual crisis económica. Pero no mucho se dice de la falta de decisión política y de gestión de quienes tienen la obligación de atender cada aspecto de la salud de la población porque para ello fueron elegidos.

Los vecinos de Esquel y localidades vecinas de la Cordillera necesitan y merecen un nuevo Hospital. Y esto debe ser planteado “a quien corresponda por quien corresponda”. La salud – señores gobernantes (locales, provinciales y nacionales) – no admite parches ni dilaciones.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí