“No a la Mina”: Ejemplo de compromiso, resistencia y defensa del medio ambiente

0

Esquel es una ciudad conocida no sólo por los atractivos tales como “La Hoya”, el Viejo Expreso Patagónico y el Parque “Los Alerces” sino que además por la protección del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales. En esta dimensión, mucho tiene que ver un movimiento con más de 15 años de trayectoria: Vecinos Autoconvocados por el “No a la Mina”.

Toda comunidad tiene características propias que la definen como tal, que la diferencian de otras. La identidad de un pueblo es dinámica (por tanto lejos de ser estática) y se construye como proceso a partir de los sucesos históricos, la geografía del lugar, la economía, las costumbres, posiciones políticas, etc.

Ni bien comenzó a circular la versión de que una compañía minera quería instalarse en la zona, los vecinos de Esquel se organizaron creando la Asamblea de Vecinos Autoconvocados por el “No a la Mina”. Así nace una conciencia colectiva. Pero nada fue fácil al principio, ni lo es ahora. Las presiones políticas y el lobby de las empresas siempre existieron.

Marchas, charlas abiertas, muestras y pintadas, todo lo que sirvió de contexto para un hecho sin precedentes: el plebiscito del 23 de marzo del 2003, el primer gran cachetazo a las intenciones megamineras. Mediante la consulta un 81 % de los esquelenses rechazó el proyecto. Un mensaje de “No a la Mina” que se sostiene en la calle hace más de 15 años.

Diario La Portada estuvo en la movilización del último viernes 4 y conversó con algunos de los protagonistas. La participación de los adolescentes, la posible instalación de una central nuclear en la provincia de Río Negro y la Iniciativa Popular presentada allá por el 2014 en la Legislatura, los temas abordados con Laura Ortiz, Marisa Alvite y Nahuel Niseggi.

“Uno aprende valores y códigos”

Niseggi contó que sus primeros pasos en una marcha fueron cuando estaba en la Secundaria y celebró que hoy muchos chicos se han sumado al recorrido habitual de cada mes por el centro de la ciudad. “Cuando iba a la Escuela salíamos con un grupo de compañeros y veníamos a la Plaza”, dijo, agregando que en este tipo de situaciones uno “aprende valores y códigos”.

Destacó luego que la resistencia “en defensa del agua, la vida y la tierra” sigue intacta por más que pasen los años. “Vemos otros casos que no se pararon y están sufriendo las consecuencias como por ejemplo en San Juan y Catamarca. Estamos hablando de pérdidas no sólo ambientales sino que también económicas”, manifestó.

Aseguró asimismo que el rechazo en los 90 al basurero nuclear en Gastre fue “la semilla”, una experiencia que sirvió a futuro. “Es una memoria que está en el pueblo”, expresó, al tiempo que quiso recordar a muchos “luchadores” del “No a la Mina” que no están físicamente pero que dejaron una huella imborrable.

Proyecto nefasto

Por otro lado, calificó de “nefasto” el proyecto para instalar en la vecina provincia de Río Negro una central nuclear. Igualmente, rescató el hecho de que “compañeros de otras localidades se están juntando y organizando de la misma manera que nosotros lo hacemos acá, en asambleas y con una creatividad colectiva”.

Siempre presente

En tanto, Laura Ortiz valoró que el reclamo permanezca activo por más de 15 años y que los 4 de cada mes los Vecinos Autoconvocados se vuelcan a las calles con el mensaje de siempre.  “Venimos pese a la lluvia, el frío, la ceniza y la nieve. Y vamos a seguir estando”, resaltó desde la Plaza General San Martín, lugar simbólico, emblemático.

Reconoció a su vez que existe “preocupación” por el proyecto nuclear para Río Negro y apuntó contra las políticas impulsadas a nivel nacional. “En el anterior Gobierno las puertas estaban abiertas (a las multinacionales) pero no eran tan descarados. Es terrible”, acotó, subrayando que “suceden cosas” alarmantes.

Iniciativa Popular

Marisa Alvite mencionó la Iniciativa Popular que fuera presentada en la Legislatura Provincial con el aval de 13 mil firmas. Pidió el inmediato tratamiento y que se traduzcan en hechos concretos los discursos oficiales. “Lo que ha pasado en estos 15 años es que la gente se informó, sabe, se moviliza”, acotó.

Coincidió con Ortiz al ponderar la participación de los jóvenes en las marchas. “Muchos de los que hoy caminan movilizados en el 2003 estaban en la panza de sus padres. Incluso hay anécdotas interesantes de bebés cuyas primeras palabras han sido no a la mina. Tenemos casos de parejas que se formaron a raíz de esta experiencia”, amplió. Como reflexión final, sostuvo: “Tenemos que ser conscientes de que estar juntos nos mantuvo en pie”.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí