Editorial: De accesibilidad y cuentas pendientes

0
177

Cuando pensamos en accesibilidad solemos remitirnos a la facilidad que se le pueda otorgar a una persona – más allá de sus condiciones físicas o aptitudes cognitivas – para ingresar y permanecer en un espacio físico.

Años atrás, la ciudad de Esquel, inició un proceso de cambio para dotar a sus espacios públicos y privados de la mayor accesibilidad posible teniendo en cuenta que así lo marca la ley. Sin embargo, ese proceso, aún no concluyó y actualmente nos encontramos con lugares sin las condiciones óptimas para el ingreso de personas con discapacidad.

El edificio del Honorable Concejo Deliberante es, por decir lo menos, un claro ejemplo de ello ya que no solo carece del espacio físico suficiente para albergar a vecinos interesados en las temáticas que allí se abordan y trabajadores de prensa que deben cumplir con su labor de transmitir las noticias surgidas de las sesiones del cuerpo deliberativo, sino que además no es accesible para todos.

Parece evidente que “la casa de las leyes” local debe tener mayor capacidad, mayor accesibilidad y una estructura que permita un trabajo armónico y fluido. La actual gestión municipal deberá considerar el desafío de instaurar cambios, pero la responsabilidad data de muchas otras.

Existen, por otro lado, programas de capacitación que en su concepción fueron pensados como “accesibles”, pero su ejecución fue destinada a un sector de la ciudad donde – especialmente en invierno por las condiciones climáticas adversas – es muy difícil llegar. Y es entonces cuando su accesibilidad corre cierto peligro.

La palabra accesibilidad está vinculada con un derecho que debe ser considerado porque “acceder” nos ubica a todos en igualdad de condiciones, genera inclusión, fortalece las posibilidades de una comunidad de crecer conteniendo a todos sus habitantes y salda “cuentas pendientes”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here