Columna de Opinión: El periodismo no siempre es una farsa

0

 

Por María Lloyd – Periodista y Comunicadora.

Hace rato que vengo pensando sobre el periodismo en Esquel ¿Quiénes generan las noticias? ¿Se puede construir una agenda alternativa que nos acerque a la comunidad? ¿Qué tiene de específico el periodismo por sobre otras profesiones para pensar nuestra realidad? En una ciudad que lucha contra la imposición de los temas que se desarrollan en las capitales y desde las empresas asociadas al gobierno actual y que tiene además grandes limitaciones para el crecimiento de los espacios de comunicación (al igual que en casi todo el mundo), estamos nosotros los periodistas: precarizados, rehenes de los dueños de los medios y sus principales anunciantes, haciendo copy paste o simplemente describiendo hechos de la vida cotidiana, sin posibilidad de generar agendas propias y, mucho menos, de ejercer el periodismo como creemos que debe ser ejercido: tomando una posición, haciendo una lectura de lo real que no sea una mera reproducción del statu quo. Con, al menos, algo de libertad. Y sí, para algunos seré romántica, para otros estaré reivindicando toda una lucha de compañeros que crearon cooperativas, mantienen espacios comunitarios y así, dan paso a la contrainformación. Y aquí viene el desafío.

En esta situación aparece como testigo paradigmático “una” Portada, una oportunidad para romper con la lectura hegemónica, cambiar la agenda y, sobretodo, nuestra cultura periodística. Y esto es necesario porque si analizamos qué información circula por nuestros medios veremos que el 80% está vinculado a lo que pasa en las legislaturas de Provincia y del Municipio y las fuentes son los propios legisladores y funcionarios. La mayoría de los dueños dirán que están apretados por la falta de dinero, pero no es lo mismo coser polleras que influir en la opinión pública y si no hay responsabilidad, compromiso, innovación, inversión y participación de los periodistas que trabajan en ellos, no hay periodismo. Entonces los medios dependen estrechamente de los gobiernos como reguladores, financiadores y fuentes de información y así llegan a convertirse en soportes de la comunicación gubernamental al punto que cuando el medio queda al borde del colapso, los dueños no son responsables, sino que “no les baja el dinero de Provincia”.  Nuestro desafío es entonces, recuperar nuestra profesión y acercarnos a la audiencia pues son escasas las ocasiones en que se nos permite trabajar sobre un tema que nos parezca relevante, con otras fuentes, de ser atractivos por fuera de cualquier sensacionalismo que hoy gana la audiencia haciendo puro ruido con el sólo interés de filtrar otros sentidos que construyan la idea de que el Estado no sirve, que las empresas son la solución y que la política es corrupta. Evito dar nombres porque no se trata de discutir sobre personas, sino sobre un sistema de ideas y pregunto: ¿A quién escuchás vos que estás leyendo esto? ¿Qué información repetís en tus redes sociales? Porque de eso se trata también esto un poco, de elegir lo que consumimos y casualmente los espacios de información alternativos son los que más apoyo logran de los vecinos de nuestra ciudad.

¿Porqué me importa hablar de periodismo? Porque considero que es una profesión que tiene una responsabilidad social y que es algo así como el trabajo de un historiador pero con la información del presente: una herramienta para comprender mejor los momentos que vivimos y que, como tal, no puede ser otra que un oficio para la crítica y el compromiso con la verdad (últimamente se habla mucho de la “postverdad” que sería básicamente presionar al periodismo para generar sentido más que comprensión sobre los hechos) y la profundización por sobre la tan valorada inmediatez. Por eso no es casual que en épocas en las que se aplica el ajuste económico para desarmar el Estado y las organizaciones de trabajadores y volver de lleno al neoliberalismo (del que todavía estábamos luchando para salir), el periodismo sea una de las principales esferas de la sociedad atacadas. En Esquel alrededor de 35 periodistas fuimos despedidos en este último año y medio y por eso en estos tiempos se vuelve más importante aún trabajar entre nosotros, organizarnos para capacitarnos, para desarrollar un periodismo con mayor calidad y generar espacios de reflexión sobre nuestra profesión. Profundizar sobre un hecho cuesta más caro que copiar y pegar. Hacer un programa desde el escritorio, con lo que llega de las áreas de prensa y comunicación y poner fotos de gacetillas es más barato. Investigar, chequear datos sobre las entrevistas y notas de prensa, lograr datos fehacientes de fuentes primarias y bases de datos, lleva tiempo y requiere periodistas calificados que producen por lo tanto menos material publicable y, seguramente, más problemas si desvelan asuntos que “compliquen” a quienes tienen el poder y que son, justamente, los que financian los medios.

¿Qué nos queda? En Esquel, a los periodistas menos calificados –o seudoperiodistas-, recurrir al sensacionalismo para alcanzar mayor audiencia y lograr filtrar intereses de grandes corporaciones o marcas comerciales, a los dueños de los medios responsabilizarse o asumir de lleno una mirada mercantilizada sobre la información, a los periodistas comprometidos el desafío de fortalecer las organizaciones de base en el camino hacia un oficio con valores, hoy representado por quienes intentan trabajar una agenda alternativa y que, apoyados por gran parte de la comunidad, sindicatos de trabajadores, organizaciones sociales, comunidades barriales, artistas y trabajadores de la cultura, apuntan a un periodismo de calidad (o ser despedidos por no “corresponder con la línea editorial”). Reivindico el periodismo que toma una posición y la dice, pero la fundamenta, incluso con las fuentes que contradicen lo que se intenta decir, porque de eso se trata. Comienza a verse entonces una Portada, un pliegue por el que romper con los discursos sensacionalistas y distractores, con producción y agenda propia por fuera de los grandes empresarios y  voceros de las empresas que quieren cooptar nuestro desarrollo para que dependamos aún mas de ellos. Los medios que están bancados por la comunidad son los que más oportunidad tienen de convertirse en una herramienta de transformación para la sociedad toda. Más aun hoy con un gobierno despiadado y salvaje que apoya a las grandes corporaciones en contra de los trabajadores, son tiempos difíciles compañeros, es momento de tomar posiciones.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí