Columna de Opinión: Despidos que duelen

0
722

Por Eva Herrera

El desalojo y la represión vivida por los ahora ex empleados de la planta de PepsiCo en Buenos Aires denotan, una vez más, el proceso de precarización laboral que atraviesan los trabajadores en distintos puntos del país. Más de seiscientas familias comenzaron a transitar  el camino de saber que ya no contarán – en muchos casos- con su única fuente de ingresos.

El pasado 7 de Junio durante el lanzamiento de La Portada Diario de los Trabajadores dimos cuenta de los tres mil despidos ocurridos en el último año y medio en el sector de prensa. La situación desafortunadamente no cambió y es aún más compleja.

Los colegas de Diario El Patagónico – perteneciente al Grupo Indalo – de Comodoro Rivadavia debieron realizar medidas de fuerza para poder cobrar sus salarios. Y a ello se suman los conflictos en Telám, Página 12, Ámbito Financiero, Diario Registrado, CN23 y Perfil entre otros grandes medios de comunicación. Pero esto es sólo un ejemplo de lo que sucede en otras profesiones y oficios.

Al escuchar a una ex trabajadora de PepsiCo (madre soltera con dos niños) no pude dejar de recordar la angustia vivida junto a mis compañeros de Diarios Páginas del Sur y El Oeste quienes padecimos el no pago de nuestros salarios durante un año. Recordé las noches sin dormir, la incertidumbre, el dolor de asumir la pérdida de nuestros empleos y los malabares que debimos realizar para pagar deudas acumuladas. Recordé, también, la irresponsabilidad de los empresarios que sin más dejaron de pagar los salarios y la inacción de la Justicia ante los reclamos planteados. De hecho aún esperamos una respuesta de la Justicia que no solo parece “ciega”, sino también sorda y muda.

Como trabajadora de prensa, integrante de una Cooperativa de Trabajo y miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Prensa no puedo dejar de sentir dolor por cada puesto de trabajo que se pierde a diario, por cada familia que deberá afrontar la situación menos deseada y por la dignidad que nos roban sin que haya castigo para los responsables. La pregunta de cierre es: ¿Dejaremos de ser los trabajadores – en algún momento – la variable de ajuste o seguiremos dando cuenta de los despidos que duelen?

Foto: Diario Perfil.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here