Jones Huala: “Soy un preso político”

0

El longko weichafe Facundo Jones Huala, del Pu Lof en Resistencia Cushamen, está detenido en la Unidad Penitenciaria de Esquel a la espera de que la Justicia resuelva el pedido de extradición de Chile que ya declaró nulo en 2016. Se define como un “preso político” por el proceso ideológico que se encuentra llevando a cabo en la reconstrucción mapuche.

Los teléfonos no paran de sonar por estos días en el pabellón 6 de la Unidad 14 de Esquel y es que son muchos los medios de comunicación que quieren comunicarse con el líder mapuche Facundo Jones Huala para escuchar de su propia voz que se encuentra detenido por un hecho del que ya fue juzgado el año pasado y en el que se dictó la nulidad por torturas a un testigo. “Todo es incertidumbre y evidentemente soy un preso político porque hasta el propio Gobierno Nacional lo ha reconocido; detrás de todo esto está el Ministerio de Seguridad de la Nación, con Patricia Bullrich a la cabeza, y el poder económico compuesto por la Sociedad Rural y las trasnacionales”, expresó a La Portada el longko mapuche, quien él mismo atendió el teléfono y contó que está pensando en dejar de dar entrevistas por cuestiones espirituales y culturales, además de que no quiere quitarle tiempo a sus compañeros para hablar con su familia.

Seguidamente explicó que el pueblo mapuche se encuentra sufriendo “una represión simbólica” por el proceso político ideológico que representan y que consiste en la reconstrucción de su propio mundo. En este contexto reconoció que “hay grupos weichafe -guerreros- que han saboteado empresas transnacionales y terratenientes porque vienen a destruir nuestra tierra y es la forma de combatirlos, como también lo es nuestra idea de reconstrucción en la que se plantea fuertemente la autogestión y la independencia económica de Estado”.

“Nosotros no transamos”

Jones Huala aclaró que su comunidad no recibe ayuda de ningún organismo aunque no negó que otros, a los que definió como “no tan revolucionarios”, hayan recibido plata y acordado con el Estado. “Nosotros no transamos”, aseguró y precisó que “el grueso del movimiento, el más militante, no recibe plata de ningún lado, lo que podemos llegar a tener es producto de nuestro esfuerzo y trabajo”, ya sea en la construcción, en el campo u otras actividades autogestivas.

Su elección como longko

El líder mapuche hoy tiene 31 años aunque por todo lo que ha vivido y por su condición de longko pareciera más. Desde pequeño su mamá le inculcó la defensa por la tierra mapuche y aseguró que a los 10 años tomó “conciencia social” de esto, a partir de una discusión que tuvo en la escuela con unos compañeros que hablaron mal de los mapuches. Ese proceso se fue consolidando con el correr de los años, sobre todo con el intento de desalojo en Vuelta del Río de sus abuelos Carmen Jones y Mauricio Fermín. “Las situaciones conflictivas me han llevado a asumir el rol que me toca”, expresó el longko, quien confió que en un principio quiso evadir dicha responsabilidad, la cual finalmente terminó aceptando por haber sido elegido desde lo espiritual como ocurría en la antigüedad. “Yo quería ser un obrero de la lucha, siempre traté de estar al margen hasta que me tocó un proceso de persecución política y caí detenido en Chile, entonces cuando volví me encontré con mi gente en todo este proceso de las comunidades en resistencia donde me tocó ser longko, así que hasta que me muera voy a ser así aunque yo no quiera”, relató.

Espionaje y persecución

Jones Huala declaró que tanto él como su familia y las comunidades mapuches en general se encuentran siendo investigadas constantemente por agentes de Inteligencia y las Brigadas de Investigación de la provincia a través de intervenciones telefónicas, intentos de infiltración y aprietes a personas para que declaren en su contra. “Nosotros no somos kirchneristas, de hecho ese gobierno nos baleó, pero ahora el nivel represivo se duplicó sin ninguna máscara porque los mapuches somos una piedra en el zapato para los capitalistas”, indicó.

No obstante destacó el apoyo social recibido, sobre todo de lo que define como “sectores oprimidos”, en quienes considera que ha habido un grado de politización en los últimos años que calificó como “positivo”. “La gente nos apoya porque comprende que es una causa justa y hasta los mismos policías y gendarmes lo reconocen así”, sostuvo. Por último, planteó que “no hay voluntad política de los estados para solucionar este conflicto histórico”.

Doble juzgamiento

Jones Huala había sido detenido en mayo de 2016 tras el pedido de extradición por supuestos delitos cometidos en Chile, por el cual en el mes de septiembre se realizó el juicio que finalmente fue declarado nulo por el Juez Federal Guido Otranto por torturas a un testigo. La Corte Suprema debía pronunciarse al respecto pero antes el juez Villanueva volvió a ordenar su detención este 27 de junio, la cual su abogada Sonia Ivanoff calificó de “ilegítima” ya que no se puede juzgar dos veces por el mismo delito a una misma persona.

Hoy el líder mapuche se encuentra alojado en la Unidad 14 de Esquel, en principio por treinta días según lo dictado por el Juez Otranto, quien rechazó el pedido de habeas corpus presentado por el Dr. Fernando Machado, actualmente a cargo de la defensa del activista mapuche.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí