Organizada por el Centro de Estudios Sociales y Políticos Mariano Moreno, se realizó ayer por la tarde una charla debate sobre la Baja de Edad de Imputabilidad en el Salón de Usos Múltiples de la Escuela Politécnica, que contó con las disertaciones de la Dra. María Laura Böhm, especialista en criminología, y la Licenciada en Trabajo Social Candela Bagnato.

A modo de introducción del debate, José Ocampo, quien es uno de los miembros del Centro Mariano Moreno, sostuvo que “hay una especie de selectividad respecto de quiénes son las principales víctimas de estas medidas punitivas, que son los hijos de los trabajadores, sobre todo aquellos que son morochos y no visten bien”, en alusión a la estigmatización que muchas veces se hace de los niños y jóvenes por su aspecto físico o vestimenta. Asimismo planteó que si el sistema penal no ha cumplido con la resocialización de los adultos que caen en el delito, mucho menos podría hacerlo con los jóvenes.

Seguidamente, la Licenciada en Trabajo Social Candela Bagnato, quien además es trabajadora del Servicio de Protección de Derechos, recordó que el debate por la baja en la edad de imputabilidad se reabrió en diciembre del año pasado cuando se dio a conocer la muerte de un joven de 14 años que presuntamente había sido asesinado por otro de su misma edad en el barrio porteño de Flores. “Los medios otra vez instalaron el proyecto de bajar la edad de imputabilidad a los 14 años cuando las estadísticas muestran lo contrario, es mentira que los chicos cometen delitos desde más chicos o que representan un porcentaje significativo”, explicó.

No obstante aclaró que no se está planteando la impunidad de aquellos niños o adolescentes que no cumplan con la ley, sino que el Estado respete la Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. “La pena privativa de la libertad debe ser la última opción”, apuntó. Al tiempo que planteó “la sociedad construye un enemigo simbólico al que le atribuye todos los males entonces el joven es el culpable de la inseguridad cuando lo que planteamos es que el Estado asuma el rol que le compete para que esto no llegue a ser así”.

Abordaje simplista e ingenuo

Por su parte la Dra. María Laura Böhm, especialista en criminología, hizo hincapié en lo que significa que un chico/a de 14 años sea punible, dado que a esa edad ninguno tiene muy en claro ni decide su propio destino. “Es una forma simplista y poco genuina de abordaje del problema”, aseguró.

Remarcó además como importante el rol que juegan los medios de comunicación en instalar el mensaje de que “el gran problema que tenemos a nivel seguridad son los jóvenes”. “Primero se habla de jóvenes, metiendo a todos en la misma bolsa, cuando en nuestra familia a los chicos de 14 años les decimos nena, nene o chico; esta es una manera de distanciarnos de lo que pueda estar pasando por esas cabezas, por más terrible que pueda ser”, expresó.

Por último, Böhm sostuvo que “la política pública incluye educación, salud y trabajo, entonces cuando estoy endureciendo mucho algunas medidas en el ámbito penal, estoy poniendo una atención distinta en otros campos. Cuando yo abandono ciertos espacios, estoy generando que si o si aumenten los espacios de exclusión, marginalidad y de carencia”.

La charla contó con la participación de referentes sociales, penalistas, docentes, adolescentes y público en general.

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here