¿OVNIS en Esquel?: “La gente se está animando a contar sus experiencias”

0

El fenómeno OVNI, que ahora cambió su denominación a FANI (fenómeno aéreo no identificado) o UAP por sus siglas en inglés, ha tomado especial relevancia en el último tiempo. Esto obedece, especialmente, a que comenzó a ser reconocido por gobiernos de los más importantes del mundo como algo que, en muchos casos, no podían explicar.

Lo más saliente de las últimas semanas fueron las declaraciones bajo juramento ante el Congreso de Estados Unidos de ex miembros del Ejército que aseguraron que ese país tiene evidencia y posee naves con restos biológicos “no humanos”.

El fenómeno está en boca de muchos y la cordillera chubutense no es la excepción. En Esquel, se conoció que las cámaras de Bomberos Voluntarios captaron hace algunas madrugadas extrañas luces en el cielo. Hay quienes se dedican a investigarlo y cabe resaltar que hasta ahora, es erróneo relacionar los FANI a inteligencia extraterrestre porque no hay ninguna prueba contundente de esto.

Diego Sebastián Bellapart, que llegó desde Trelew a Esquel hace 9 meses, es especialista e investigador del fenómeno. Se dedica desde 2015. Al instalarse en la cordillera, creó el grupo de Facebook ‘Investigación OVNI Esquel’, del que actualmente más de 900 personas forman parte.

¿Qué son los FANI?

De visita en la redacción de La Portada, Bellapart explicó que estos fenómenos se refieren “a eventos de vuelo en el cielo cuyas características no corresponden con la tecnología humana, ni siquiera con lo que está en desarrollo”. Indicó que, al medir sus trayectorias, desarrollan “un vuelo hipersónico”, con velocidades que alcanzan los 30.000 o 40.000 kilómetros por hora. No existen naves desarrolladas por humanos que alcancen estos niveles, a excepción de “drones supersónicos y los misiles intercontinentales”. No obstante, tienen “una función muy específica” y son fácilmente identificables en el cielo.

Se observan comportamientos que “violan las leyes de la física”, como el hecho de que “desarrollan esa aceleración, frenan a cero y salen disparados al espacio. Eso viola las leyes de la física y no habría cuerpo humano que resista”.

Bellapart contó que los conceptos y la manera de investigar que utiliza la aprendió de Andréa Pérez Simondini, una de las investigadoras más importantes de Argentina: “Me llevó por el camino correcto, me mostró qué material podía leer y me enseñó cómo se investiga para que tenga un encare científico. Yo no soy científico, pero tengo la capacidad de leer un artículo, interpretarlo y cotejar con otra persona si es cierto lo que estoy leyendo”.

En base a todo este trabajo, muchos de los casos que se reportan son descartados. “De todos los que se envían a analizar a organizaciones civiles que investigan el fenómeno y luego pasan a comisiones del Estado, el 2% no tienen explicación, la mayoría se logra identificar”, subrayó Bellapart. El 98% suele corresponder a un avión, un helicóptero, un dron, un satélite, un cohete o eventos meteorológicos como rayos.

En esta línea, recordó que en 2015 juntaron firmas en Trelew para pedir información al Ministerio de Defensa argentino, que debió entregar documentos de sucesos que habían investigado. “Ahí se desclasificó el caso Bariloche, un hecho ocurrido en 1995 en el que un piloto de Aerolíneas Argentinas estaba por aterrizar en el Aeropuerto de esa ciudad. Atrás de él venía otro avión de Gendarmería. Ellos y la gente de la torre de control observaron un fenómeno aéreo no identificado. Hay varios testigos cualificados –con experiencia en el aire- que presenciaron ese evento”.

“Son pilotos que se dedican a volar todo el tiempo, a ver fenómenos naturales y en este caso no se pudo identificar qué era. Hay efectos físicos, porque el aeropuerto estaba funcionando con un grupo electrógeno que se encontraba en la cabecera. Cuando el piloto comienza la maniobra para aterrizar, el OVNI lo empieza a seguir y al pasar cerca del transformador, éste explota”, detalló.

Esquel y la zona

A continuación, Bellapart resaltó que “la gente se está animando” a revelar sus experiencias en línea con lo que ocurre a nivel global.

Dejó en claro que es investigado por los gobiernos porque, en principio, hay algo desconocido ocurriendo en los cielos que podría estar violando los espacios aéreos de cada país, convirtiéndose en una amenaza para la defensa. Esta fue la razón que llevó a que las Fuerzas Armadas estadounidenses iniciaran la búsqueda de respuestas.

“Lo mismo puede llegar a suceder acá con lo que estoy investigando de los Bomberos, entre Esquel y Tecka tengo una hora de luces que se cruzan y hacen maniobras que no realiza ninguna aeronave terrestre conocida”, puntualizó.

Sostuvo que, a nivel local mediante el grupo de Facebook, mucha gente aún tiene “un poco de miedo” y piden resguardar sus identidades: “Eso se respeta siempre”. “No había acá alguien que se dedique con seriedad como lo hago yo. Es terapéutico, quienes han tenido una experiencia, muchas veces no tienen a quién contárselo”, planteó.

El caso más importante del que tiene registro en Esquel, por ahora, ocurrió en el año 1994 en La Hoya. Reveló que hay entre 6 y 7 testigos “que tuvieron un encuentro con un OVNI en inmediaciones del hotel” del centro de esquí. Luego de la investigación exhaustiva que amerita, lo hará público.

Corcovado, Trevelin y Gualjaina son algunas de las localidades de las que recibió testimonios o imágenes de avistamientos. “Los relatos siempre son interesantes, pero hay que filtrarlos. Hay que entrevistar la persona, ver si hay otro testigo, comparar los testimonios. Las fotos y los videos primero los envío a especialistas que se dedican al análisis y me dan su conclusión sobre la veracidad”, finalizó Bellapart.