Francisco Camino se animó a seguir el ritmo de la danza y entró al Teatro Colón

0

Su espíritu inquieto, curioso y creativo lo llevaron a descubrir en agosto de 2019 su pasión por la danza en el Instituto Integral de Arte de Berta Calderón de Anselmo. Sus grandes condiciones lo motivaron a radicarse en Buenos Aires, un año antes de terminar la secundaria. Fue parte de la Fundación Julio Bocca y se animó a audicionar para el Teatro Colón. Se preparó, entrenó duro y logró convertirse en alumno de quinto año del Instituto Superior de Arte con 18 años.

“Siempre fui muy inquieto, muy deportista, pero nunca antes me había metido en el arte”, confiesa Francisco Camino en diálogo con La Portada. Recién en agosto de 2019, sólo hace un poco más de dos años, se animó a incursionar en el baile. Sus primeros pasos fueron en el Instituto Integral de Arte de Berta Calderón de Anselmo en Esquel. Allí descubrió que tenía flexibilidad y condiciones para ser bailarín. Previamente había hecho teatro con Luis Bertero y siempre había sentido un fuerte interés por el arte y la expresión corporal.  

Francisco se encontraba por transitar su último año de secundaria y tenía pensado estudiar medicina pero descubrió que le gustaba más la danza y decidió darle una oportunidad. A principios de marzo de 2021 se fue a vivir a Buenos Aires donde formó parte de la Fundación Julio Bocca y a su vez cursaba sus estudios secundarios en forma virtual. A los dos meses sintió que había cumplido un ciclo y que no era lo que buscaba.

Tuve momentos de crisis y altibajos pero me puse a pensar que me gustaba más la danza que la medicina entonces me puse a analizar qué era lo más importante en Argentina a lo que podía aspirar. Pensé en el Teatro Colon y en el Teatro San Martín. Investigué por las audiciones y me decidí por el Colón”, manifiesta.   

Una condición primordial de las audiciones era saber ballet, así que durante todo el año Francisco se dedicó a adquirir la técnica y a entrenar para cumplir con el objetivo. “Había semanas que hacía 4 horas por día. Yo tenía poca técnica de ballet, pero hice teatro durante muchos años y eso me ayudó a expresarme, conocer mi cuerpo y saber cómo pararme”, destaca.

Sin embargo reconoce que la técnica del ballet “es otro mundo” y que tuvo que modificar algunas costumbres. “Tuve que resetearme físicamente para poder cumplir con lo que me pedían, desde la postura de la columna hasta la forma en que uno maneja la fuerza”, relata.

Fue un cambio abrupto en su vida y transitarlo no fue fácil. Lejos de su familia y amigos, en una ciudad grande como Buenos Aires donde moverse de un lado a otro implica combinar subtes con colectivos y trenes, y con una pandemia que te somete a la soledad más absoluta. Un contexto más que complicado para superar cada audición y no quedar en el camino por un paso en falso, además de que había que cumplir con cada trabajo y examen de la escuela secundaria que realizaba a distancia y en forma virtual.

Durante ese proceso tuvo varios maestros que lo ayudaron en su preparación y formación artística. También estuvo sostenido y acompañado por una nutricionista, un entrenador personal y un kinesiólogo. Al mismo tiempo le salió la oportunidad de realizar una campaña publicitaria y producciones fotográficas.

Las audiciones comenzaron en octubre y tuvo que pasar diferentes instancias. Las primeras de ellas desde su departamento, sin una barra y con un piso poco apropiado. Pero superó cada una de ellas y la etapa final fue presencial, ni más ni menos que en una de las salas del Teatro Colón. “Me sentía en una nube porque estaba en el Colón después de un año y medio de haber empezado a hacer ballet”, sostiene y asegura que no lo podría haber logrado sin el apoyo de mucha gente que conoció en Buenos Aires y de quienes confiaron en él en Esquel.

Fue un momento único que conservará por siempre. Cada uno tenía su propia barra y su espacio. En frente había 12 jurados, una pianista con un órgano grande y el maestro que dictaba la clase. “Estaba en uno de los teatros más grandes del mundo y sentí que tenía que disfrutarlo. Te sentís observado y vulnerable, pero si no lo podía sacar por la técnica tenía que hacerlo por la expresión, la estética o por algún lado; tenía que jugar todas mis cartas. Fui honesto, sincero y humilde. Nadie es mejor que nadie y cada uno tiene su esencia propia”, subraya. 

Con la tranquilidad de haberlo dado todo y de haber vivido una experiencia inigualable, Francisco regresó al otro día a Esquel para estar presente en su acto de egreso del Colegio Salesiano. A la mañana siguiente recibió el mail tan esperado. Había logrado ingresar como alumno de quinto año del Instituto Superior de Arte en el Teatro Colón.

Mi familia me apoyó en todo momento y tuve una linda contención de mis amigos; sin ellos no lo podría haber logrado”, resalta agradecido y también reconoce lo importante que fue su paso por el Instituto de Berta Calderón de Anselmo, donde también tuvo como maestra a Vanesa Chacón. “No lo podría haber hecho sin ellas que me dieron el soporte y la confianza. No quiero que piensen que en Esquel no hay oportunidades, me gustaría que se cambie esa mirada, porque hay gente muy valiosa y yo creo que hay muchos bailarines que no se deben animar a bailar. Yo era uno de ellos y por eso me gustaría que la gente se anime a bailar”, declara.

Para finalizar, Francisco, fiel a su esencia, asegura que no se quedará quieto y que seguirá descubriendo el camino del arte como todo lo que se le vaya presentando. “Este año va a ser para crear e incursionar”, promete.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí