El Jardín 470 cumplió 12 años

0

En un contexto diferente por la pandemia, el Jardín 470 celebró sus 12 años con el regreso a la presencialidad de las salas de 5 años bajo la modalidad de burbujas y en un horario reducido. En tanto el lunes pasado se sumaron las salas de 4 años y esperan que próximamente pueda hacerlo la sala de 3 años.

La directora del Jardín 470 de Esquel, Carola Danelon, sostuvo en diálogo con La Portada que el regreso a la presencialidad de los niños y niñas le dio vida a la institución. La primera experiencia la vivieron con las salas de 5 años bajo la modalidad de burbujas y un protocolo dispuesto por Educación. “Comenzamos con grupos de 7 alumnos con clases de una hora y media y ahora las extendimos a 2 horas para tener más actividades pedagógicas”, explicó.

Al inicio de las actividades y el regreso paulatino a la nueva normalidad, se sumó que el Jardín 470 cumplió 12 años de vida. Cabe recordar que la institución comenzó a funcionar en dos aulas de la Escuela 159 y hace 10 años obtuvo su propio edificio donde funciona actualmente en el corazón del Barrio Chanico Navarro.

Dentro del protocolo que uno tiene instalado en el Jardín, pensamos cómo podíamos festejar y hacer visible nuestro aniversario en la comunidad así que decidimos hacer diversas actividades y las docentes elaboraron bizcochuelos individuales para que cada alumno decore y lo lleve a su casa para compartirlo en familia”, relató. 

Danelon confió que “fue un cumpleaños diferente” por el contexto y reconoció que para la institución “fue muy grande la expectativa sobre cómo iba a ser el periodo de adaptación para los chicos sin haber estado el año pasado yendo a un jardín, y nos sorprendieron”.

En este sentido relató que no fue necesario que los padres y las madres estuvieran acompañando a sus hijos e hijas en esta nueva etapa. “Los chicos entraban y querían quedarse sin ningún problema”, contó y destacó que tenían muy incorporados todos los cuidados que debían tener. “Llegaban con el tapabocas bien puesto y se colocaban el alcohol en gel en las manos”, relató.

El Jardín cuenta con una matrícula de 122 niños y niñas en total, sin embargo el regreso a la presencialidad es progresivo. El lunes pasado fue el turno de las salas de 4 años con burbujas más pequeñas de 5 alumnos con horario reducido y se espera que en las próximas semanas pueda hacerlo la sala de 3 años. Para este grupo, la directora informó que “la docente está haciendo propuestas virtuales, lo que es más difícil para nivel inicial pero no imposible, e invita a la mamá o al papá a acompañar a su hijo o hija al jardín para que la conozcan y así crear y fortalecer el vínculo con ella y con el espacio. También aprovechan a retirar las propuestas educativas”.

Contó que los nenes y las nenas van con entusiasmo a conocer a la “seño” y al jardín. “Creemos que no va a faltar mucho para la presencialidad de este grupo, pero todo dependerá de cómo siga esto a nivel provincial y nacional. Esperamos que no se vuelva para atrás porque la presencialidad le dio vida al jardín”, remarcó.

La directora también valoró la permanente colaboración de la comunidad educativa y de los vecinos del barrio. “Cada vez que necesitamos algo están presentes, tenemos vecinos que se encargan de cortar el césped para mantener limpio el Jardín y las familias están permanentemente cuidando la escuela. Si suena la alarma, nos avisan, y es muy gratificante ver que todos cuidan el Jardín”, resaltó.  

Asimismo señaló que el edificio al ser nuevo no tiene grandes problemas de infraestructura y destacó que los detalles que van surgiendo por el uso son solucionados con bastante rapidez por Delegación Administrativa y Obras Públicas. No obstante reconoció que recientemente les aparecieron unas goteras por las ya hicieron reclamo. “Por suerte tenemos un edificio en condiciones y también ponemos mucho de nosotros para que así sea. Si se necesita un tarro de pintura entre todos pedimos donaciones o juntamos dinero para comprarlo porque hay cosas que con el uso diario hay que darle un mantenimiento para que no se deterioren”, declaró.

En este sentido también destacó la importancia de contar con una cooperadora que estuvo funcionando hasta el 2019 y esperan reactivar pronto. “Se trabajó muy bien y se ha logrado equipar el jardín con una fotocopiadora y un montón de materiales”, recordó.

Por último Danelon sostuvo que “nuestra idea es seguir avanzando en la presencialidad y ojalá que después de receso invernal se pueda volver al horario completo y a ampliar los grupos”.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí