Yuyos por doquier

0

No demandaría mucho tiempo dar una vuelta por la ciudad y toparse con zonas plagadas de pastizales. En algunos casos responsabilidad de los vecinos dueños de los terrenos y en otros del municipio por ser espacios de uso público.

En el afán de convertirnos por fin en una “ciudad turística” hay algo que no podemos regalar, prescindir ni dejar de atender: la limpieza urbana. No sólo hay que serlo sino que también parecerlo, dice el viejo refrán. Y con justa razón.

La apariencia, la sensación y por fin la certeza de vivir en una ciudad agradable en lo estético – visual no hace sólo a la importancia de un destino que pretenda descansar en el turismo como motor económico sino que además es una cuestión de salud pública.

La cámara fotográfica de diario La Portada recorrió distintos sectores de la localidad, barrios periféricos y otros más bien céntricos, captando en imágenes una problemática que no es para nada nueva pero que en algunos años se siente más que en otros.    

Yuyos de todos los tamaños. En el mercado los hay pequeños, medianos y altos. Para cubrir los gustos del consumidor. Pastizales que conquistan terrenos baldíos o que se cuelan sin pedir permiso en una plazoleta.

A esto también pueden sumárseles los mini-basurales clandestinos. Hay gente que no tiene empacho en arrojar residuos en la vía pública. Eso siempre sucedió y no es patrimonio exclusivo de Esquel. Basta con visitar algún tramo del Arroyo o caminar por calles de Los Sauces.

El combo de maleza  y basura nos deja mal parados, además –claro está- de representar un riesgo a la salud de los vecinos por lo que ese dúo indeseable acarrea. Ejemplo, la presencia de roedores e insectos varios.  

Ante esta situación hay una responsabilidad compartida entre la gente y el municipio, pero es el segundo el encargado de velar por la limpieza urbana no sólo manteniendo los espacios comunes sino que aplicando sanciones en caso que corresponda.