Con asesoramiento y apoyo de INTA, un grupo de voluntarios de Cáritas Esquel se encuentra acompañando con semillas y capacitación a familias de los barrios Ceferino, Badén y Don Bosco a armar su propia huerta en sus casas. También hicieron una huerta comunitaria en el Centro Comunitario del Ceferino para aquellos vecinos que no cuentan con espacio y quieren elaborar sus propios alimentos.

Cáritas Esquel puso en marcha un nuevo proyecto con el objetivo de que los vecinos de la ciudad puedan hacer un uso sustentable de los frutos de la tierra para su alimentación teniendo en cuenta que muchos están viviendo una situación muy compleja por la crisis económica y la pandemia.  

Marcos Arbo, voluntario de Cáritas Esquel, contó en diálogo con La Portada que junto a otros voluntarios participaron de una capacitación sobre huertas con el INTA Esquel que se dictó de manera presencial en el Vivero Municipal y también por Zoom. “El INTA nos consiguió donaciones de semillas y bandejas para armar una plantinera así que empezamos a trabajar en el Centro Comunitario del Barrio Ceferino. Comenzamos a trabajar la tierra y a preparar compost”, explicó.

Con plantines propios se empezó a acompañar a aquellas familias que durante la cuarentena tomaron la iniciativa de hacer una huerta en sus casas o invernáculos. Una ayuda similar se está llevando a cabo desde el año pasado en el Barrio Badén con un grupo de familias que ya tienen sus huertas armadas y se encuentran más avanzados.

Nosotros arrancamos acompañando a 20 familias pero tenemos más de 200 anotadas y la mayoría son de los barrios Ceferino, Badén y Don Bosco”, destacó el voluntario.

El grupo de voluntarios que se encuentra impulsando este proyecto también forma parte del programa BarrioCiclando que promueve el cuidado y la limpieza del barrio.

Marcos comentó que también reciben la colaboración de un grupo que trabaja en el Vivero Municipal y se llama “Amigos de la Huerta”. “Ellos preparan plantines y nos donaron tomate, lechuga y morrones que entregamos el sábado pasado a una familia en Rio Percy. Dos de sus miembros se quedaron sin trabajo así que empezaron a limpiar un pedazo de terreno en su campito y están armando una huerta familiar”, contó.

Ante esta situación, los voluntarios de Cáritas se encuentran brindando su acompañamiento con semillas, plantines y asesoramiento para que puedan salir adelante. “La capacitación de INTA apuntaba a que aprendiéramos a sembrar lo básico para preparar ensaladas o comida básicas. Por eso se hace hincapié en el tomate, la lechuga y la rúcula que son plantas que salen fáciles y enseguida podés tener una pequeña producción”, destacó.

Marcos también contó que buscan fomentar el proyecto de la huerta comunitaria para que la gente que no cuente con un espacio en su casa pueda trabajar y tener su propia producción. “Hay mucha gente que quiere rebuscársela para salir adelante. En los momentos de crisis uno se ahoga en los problemas, siente que no puede salir y cuando recibe un pequeño empujoncito, repunta, pone manos a la obra y sale adelante. Queremos ser ese pequeño empujoncito que ayude a salir del pozo”, aseguró.  

Por último invitó a las familias que estén interesadas en este proyecto a acercarse y comunicarse al 2945-513772. “Si tienen su propio espacio podemos asesorarlos con los voluntarios y llevarles plantines y semillas para que puedan empezar por su propios medios, y quienes no tengan espacio se pueden acercarse a trabajar en la huerta comunitaria”, finalizó.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí