“Tratamos de definir la mejor manera para tener turismo la próxima temporada y con la mayor seguridad posible”, enfatizó el intendente Sergio Ongarato. La intención es volver a juntarse mañana jueves en horas de la mañana para pulir detalles pendientes.

En diálogo con la prensa, confió que son distantes las posturas entre los prestadores y los especialistas de Salud. Los últimos piden, dijo el mandatario, un PCR y aislamiento por siete días. “Sabemos que eso no es viable”, aseguró.  

El sector solicita “la mayor libertad posible para que los visitantes puedan recorrer la región de la manera más fácil”, acotó el jefe comunal, agregando que ninguno de los dos extremos es posible y aseguró que en lo personal prefiere una posición intermedia.

“Hay un montón de cosas que pueden implementarse y que darían márgenes de seguridad pero permitiendo que el turista ingrese”, señaló en el marco de un “Taller” coordinado por el Licenciado Carlos Baroli, académico de la Universidad.

Valoró luego el trabajo mancomunado entre ambos municipios y dejó en claro que la estrategia para la apertura de la actividad debe ser la misma. “De nada sirve que una localidad planteé abrir y la otra cerrarse. Somos una sola región”, aseveró.  

“No genera problemas la apertura comarcal, es decir no despierta incertidumbre a Salud cosa que sí sucede con el turismo intercomarcal”, afirmó, añadiendo que la preocupación radica en la posibilidad de que en una segunda etapa haya un cruce entre residentes de la Costa y la Cordillera.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí