Gonzalo Romano, a través de su emprendimiento “Almazul”, ofrece kits y clases de autocultivo de hongos comestibles para adultos y niños. A partir del próximo 9 de septiembre brindará un curso de cuatro encuentros para chicos de 7 a 11 años en la Asociación Sirio Libanesa, respetando el protocolo de bioseguridad, para que aprendan a cultivar sus propios hongos. 

Gonzalo Romano es micólogo, profesor en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, presidente de la Fundación Hongos Argentina y tiene su propio emprendimiento “Almazul” en Esquel a través del cual cultiva hongos comestibles sobre aserrín.

Previamente había realizado una investigación en la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos y Urbanos para cultivar hongos comestibles sobre compost pero no obtuvo los resultados esperados por las bajas temperaturas y decidió abrir su propio local en la ciudad.

El joven emprendedor aseguró que hoy alcanzó su máxima producción aunque reconoció que la pandemia lo hizo empezar nuevamente de cero. “Estuve un mes medio sin producir nada y sólo podía encargarme de mantener lo que ya tenía así que tuve que volver a empezar casi de cero pero con la estructura armada”, confió Gonzalo Romano en diálogo con La Portada.

A su regreso a la actividad, fue realizando el escalado de manera paulatina pero ya con el conocimiento y la experiencia del camino recorrido. “Ahora estoy en mi máximo histórico de producción porque tengo creciendo 500 kilos de hongos sobre aserrín pero todavía me falta completar la famosa vuelta”, aseguró.

Actualmente tiene tres productos estables: girgola criolla, girgola rey y morillas deshidratadas.

Romano sostuvo que se encuentra trabajando de manera estable con algunos restaurantes de la ciudad, como Pil Pil, con chef que hacen delivery y con varios particulares. Antes del inicio de la cuarentena por el COVID-19, recibía pedidos de Buenos Aires y se encontraba trabajando con un restaurante de Villa La Angostura y Bariloche. “La idea es retomar cuando ellos abran y yo tenga escala para proveerlos”, expresó. 

Hoy su idea es focalizarse en la producción de hongos frescos con la gírgola rey y continuar con la producción de gírgola criolla más que nada para los kit de cultivo que ofrece tanto para adultos como niños. También ofrece morillas deshidratadas y se encuentra probando la gírgola rosada. Otro de sus objetivos es traer champiñones y portobellos de Buenos Aires pero todavía no ha podido conseguir un transporte refrigerado para su traslado.   

El emprendedor también brinda cursos online sobre el cultivo de hongos y en este último mes incorporó kits de cultivo tanto para adultos como niños. “Los kits de cultivo están hace años en el mercado y decidí empezar a ofrecerlos al tener una producción de hongos estable. Además la idea es acercar a la gente al mundo de los hongos”, explicó.

En este sentido Romano comentó que con la Fundación Hongos Argentina, la cual preside, presentaron un proyecto de ley para que se declare el Día Nacional de los Hongos. “La idea es que se empiece a hablar del tema en las escuelas y que los niños conozcan el rol ecológico que cumplen los hongos”, destacó.  

Sostuvo que “los hongos tienen cosas más buenas que malas, están en todos los ambientes y si no estuvieran estaríamos en graves problemas”.

De esta manera Romano aseguró que “nos tomamos como misión acercar la gente a los hongos y los hongos a la gente”.

Con respecto al kit de cultivo de hongos para adultos, precisó que viene con una bolsa de gírgola criolla, un rociador, un cúter y un instructivo. El de niños no tiene cúter por seguridad pero viene con stickers y un rompecabezas de regalo con un personaje animado. 

El emprendedor señaló que el proceso es fácil y sencillo. “Desde el momento que lo recibís, tenés que hacer una ventanita en el kit y rociarlo entre 3 o 4 veces por día. Más o menos va a tardar entre 10 y 15 días o más en empezar a fructificar”, informó.

Asimismo contó brindará un Taller de Pequeños Grandes Biólogos a partir del 9 de septiembre de 11 a 12 horas en la Asociación Sirio Libanesa en 25 de Mayo 369. Serán cuatro encuentros los días viernes. Estará destinado a niños y niñas de 7 a 11 años con ganas de jugar y aprender. No se necesitan conocimientos previos y se respetará el protocolo de bioseguridad. Para mayor información e inscripciones comunicarse con Gonzalo Romano al 2945-699907.

En el tercer encuentro se realizará un avistaje y reconocimiento de hongos en terreno en La Zeta y al finalizar el taller cada niño tendrá sus propias gírgolas listas para cocinar.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí