La vecina Mariana Caneo abrió en enero de este año un comedor en su casa para ayudar a las familias del barrio que más lo necesitan pese a no contar con el servicio de gas. Cocina 65 viandas los días martes y jueves con garrafa o leña que le donan los vecinos. Asegura que nunca ha recibido ayuda del municipio y que ha podido sostener este espacio gracias a la permanente colaboración de la comunidad.

“Yo empecé con el comedor el 8 de enero porque había mucha necesidad en el barrio Lennart Englund”, aseguró Mariana Caneo en diálogo con La Portada.

La vecina comenzó asistiendo a 30 vecinos y hoy esa cifra se ha duplicado por la crisis económica generada por la contingencia sanitaria. “Estamos cocinando para 65 personas sin gas, lo hacemos con una garrafa que se nos está terminando así que vamos a tener que usar leña”, contó.

Mariana no cuenta con el servicio de gas en su casa como tantos otros vecinos de la ciudad. Sin embargo eso no significó un obstáculo para ayudar a sus vecinos que la están pasando muy mal. “La situación está muy complicada para todos y la verdad que cuesta mucho sostener el comedor. Hay cosas que compro con mi Tarjeta Social”, confió.

Asimismo reconoció que “se incrementó la demanda con la cuarentena” y agradeció la permanente colaboración de la comunidad. “Recibimos ayuda de Fiscalía Solidaria y el Mercadito Chicote”, destacó.

El comedor “Los Angelitos” funciona martes y jueves a partir de las 11 horas que es cuando se comienzan a entregar las viandas a las familias. Está ubicado entre las calles Galina e Intendente Harris por costanera. El teléfono de contacto es 2945-911051.

La vecina contó que hasta el momento no ha recibido ningún tipo de asistencia del municipio. “No me dan ni un palo de leña”, sostuvo y agregó que “hace dos semanas fui a Desarrollo Social para ver si podía hablar con Fabiana Vázquez y me cerraron la puerta en la cara”.

Mariana resaltó que hoy en día sólo recibe ayuda de la comunidad. “Cuando me quedo sin garrafa y leña, son los vecinos los que me ayudan”, puntualizó.

La joven cocina con ayuda de dos vecinas del barrio y de sus hermanas. Aseguró que todo tipo de ayuda es bienvenida: verdura, carne, pollo, fideos, salsa, entre otros alimentos. “Hay días en los que me quedo corta con la comida y eso me pone mal”, confió. De todos modos comentó que la gente siempre le da las gracias por la ayuda que les brinda. “Me piden que el comedor funcione un día más pero se me complica mucho con los alimentos”, lamentó.

Por último Mariana expresó que “la situación está muy complicada pero no le voy a aflojar y voy a hacer todo lo posible para seguir adelante”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí