La Fundación Buenos Vecinos, que preside Carlos “Botita” Molina, elaboró un proyecto a través del cual propone el acceso a tierras y la construcción de viviendas con un interés social para aquellas familias que hoy se encuentran viviendo en asentamientos precarios y en zonas de riesgo. Realizan un relevamiento de cuántas personas necesitan soluciones habitacionales y buscan financiamiento municipal, provincial y nacional para su puesta en marcha.

Diego Llanfulén, vocero de la Fundación Buenos Vecinos, contó en diálogo con La Portada que hace unas semanas se conformó una mesa de trabajo para llevar adelante un proyecto habitacional solidario a través del cual se gestionarán los medios para resolver los problemas de los vecinos que no tienen una vivienda propia y se encuentran viviendo hacinados en lugares precarios.

La iniciativa surgió del referente social Carlos “Botita” Molina y luego se fueron sumando otros vecinos con necesidades habitacionales, los cuales se organizaron en una mesa de trabajo y definieron funciones para la puesta en marcha del proyecto.

Estamos haciendo un trabajo de relevamiento de aquellas personas que están necesitando acceder a una vivienda y de base tenemos 60 anotados”, informó.

También aprovechó la oportunidad para convocar a los vecinos de Esquel y Trevelin que se encuentran viviendo en situación precaria y necesitan una solución habitacional a sumarse al proyecto. En Esquel se pueden contactar con Carlos Molina al 2945-580679 y en Trevelin con Gonzalo Nicolás Zapata al 2945-557734.

“La idea es sumar gente y en un corto plazo designar un delegado en cada uno de los lugares que tengan estas necesidades para que trabaje de manera articulada con la mesa y el referente Carlos Molina”, explicó.

Llanfulén sostuvo que “el proyecto abarca a todos los vecinos que tengan necesidades habitacionales como, por ejemplo, que estén viviendo junto a sus familiares en casas prestadas, en una toma, que no puedan pagar el alquiler, tengan un terreno pero no puedan comprar los materiales o tengan los recursos económicos pero no tengan un espacio físico territorial para poder hacer sus casas y se ven obligados a pagar un alquiler”.

Proponen un reacomodamiento habitacional y suplir la necesidad de los vecinos, apostando a la integración y una mejor urbanización en Esquel, ya que en Trevelin no hay barrios altos que sufran inundaciones ni desmoronamientos de las montañas. “La idea es que este proyecto se haga en un lugar donde no tengamos que vivir estos inconvenientes y también apunta a mejorar la calidad de vida de los habitantes”, destacó.

El vocero de la Fundación Buenos Amigos manifestó que el proyecto no sólo busca combatir el problema habitacional de Esquel y Trevelin, sino también alentar la capacitación sobre el aprovechamiento de suelos y generar un banco de herramientas para el desarrollo de actividades productivas a futuro y en lo inmediato.

También señaló que el financiamiento del proyecto se buscará a través del municipio, provincia y nación.El proyecto se realizó en el marco del plan nacional de Argentina Construye y está dirigido específicamente a aquellos sectores de la construcción y al problema habitacional que se encuadra en esta situación que estamos atravesando”, indicó.

Llanfulén aclaró que la Fundación no guarda vinculación con ningún partido político ni busca hacerlo. “Simplemente buscamos solucionar este problema habitacional que es de larga data”, afirmó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí