Desde Colombia: Volver a casa pensando en los compatriotas varados

Es el sentimiento de Lurdes Romero, vecina de la ciudad de Puerto Madryn, quien regreso al país luego estar varada dos meses. En diálogo con La portada expresó su preocupación por los más de trescientos argentinos que aún permanecen allí sin recursos para regresar.

0

Lurdes Romero, vecina de la ciudad de Puerto Madryn, regresó el pasado lunes al país procedente de Colombia donde estuvo varada tras el cierre de las fronteras a causa del COVID- 19 y si bien el regreso le genera alivio lo cierto es que no puede dejar de pensar en los cientos de compatriotas que aún no pueden volver a casa.

“Éramos cuatrocientos argentinos varados en Colombia luego de un par de vuelos que salieron estando ya a más de setenta días de encierro”, manifestó en diálogo con La Portada

“Entramos a Colombia, con mi compañero, un mes antes de que cerraran todo. Compramos un pasaje para volver, pero se nos cerró la frontera en la cara. Terminamos en el Aeropuerto sin nada y en una ciudad en la que no estábamos. Nos trasladamos a Cali para poder viajar. Tuvimos que buscar donde quedarnos y cómo manejarnos. Debimos pedir ayuda a nuestras familias”, relató.      

“Muchas de las personas están en situaciones complicadas. No es cómodo estar fuera del país, sufrimos discriminación como extranjeros porque en el imaginario colectivo está la idea que nosotros llevamos y traemos el virus sin importar donde hayamos estamos al comienzo de la pandemia”.

Romero también comentó que esta discriminación también es puesta en evidencia desde las Fuerzas de Seguridad de Colombia “han intentado hacernos multas por estar comprando víveres” al tiempo que agregó que “no es fácil sostenerse positivos porque además la Embajada emite mensajes confusos”.

Destacó que “se pasan la responsabilidad con la empresa respecto del precio de los pasajes de las repatriaciones que cuesta 600 dólares. Yo volví bajo presión porque desde la Embajada dijeron que sería el último vuelo”.

Señaló, en este sentido, que quienes no pudieron adquirir los pasajes “quedaron atrapadas allá y son  trescientas personas. El valor del pasaje es una locura considerando que la gente pide ayuda a la Embajada para comprar medicamentos”.

Para finalizar reiteró su preocupación por los argentinos que quedaron en Colombia “lo más preocupante es la gente que quedó porque al no tener pasajes la Embajada considera que esa persona no está varada. Esto quiere decir que quienes no tienen recursos están más a la deriva. Necesitamos que la Embajada se haga cargo y sea coherente”.       

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí