Un grupo de jóvenes solicitó un espacio en la sede vecinal del Barrio Ceferino para preparar la merienda durante tres veces a la semana y repartírsela a los vecinos que más lo necesitan. También se está evaluando la posibilidad de entregar viandas. Hoy las mayores demandas en el barrio son alimentos y leña dado que más de 100 vecinos no tienen gas.  

Raúl Santander, presidente de la Junta Vecinal del Barrio Ceferino, contó en diálogo con La Portada que hace una semana un grupo de jóvenes de una iglesia se acercaron a preguntarle si estaba disponible la sede para realizar tortas fritas y panes para los vecinos que hoy están atravesando una difícil situación por la veda invernal y la contingencia sanitaria.

Ellos pondrían todos los insumos y saldrían a repartir la merienda a vecinos de los barrios Ceferino, Matadero y Lennart Englund. Lo único que solicitaron fueron las instalaciones de la sede vecinal para poder cocinar”, explicó.

Si bien todavía no se definió qué días se entregaría la merienda, los jóvenes evalúan hacerlo durante dos o tres veces a la semana para poder ayudar a las familias en situación de vulnerabilidad.

Antes de poder avanzar con la iniciativa, Santander solicitó la autorización de Bromatología de la Municipalidad de Esquel para habilitar la cocina a estos fines. Asimismo comentó que hay un vecino interesado en elaborar pastas y entregar viandas por lo menos una vez por semana para mitigar la necesidad de alimentos que hay en el barrio.

Tiene toda la maquinaria para hacer tallarines caseros y quiere buscar un día, que quizás puede ser el viernes, para hacer la entrega a los vecinos, pero antes tenemos que adecuarnos al protocolo sanitario”, manifestó Santander.

El presidente barrial sostuvo que “con la veda invernal ya no había trabajo y esta situación se agravó aún más con la emergencia sanitaria”, y agregó en este sentido que “muchas familias no tienen un ingreso y necesitan una ayuda por más mínima que sea por sus hijos”.

Santander valoró que la idea de ayudar surja de los jóvenes. “Son un grupo de diez o doce chicos que quieren colaborar y son solidarios con el prójimo. Entienden que todos estamos atravesando por una situación difícil y quieren aportar su granito de arena”, destacó.

El vecinalista aseguró que en el barrio “hay una gran demanda de alimentos así que estamos viendo la posibilidad de abrir un merendero o un comedor para asistir a las familias que más lo necesitan”.

Más de 100 vecinos sin gas

Por otra parte, Santander contó que en el barrio son más de 100 vecinos los que no tienen gas y necesitan leña para calefaccionarse. En este sentido confirmó que Desarrollo Social entregó dos metros de leña correspondientes al mes de mayo y evalúa repartir un metro más si continúan las bajas temperaturas.

Los vecinos también se han mostrado preocupados por el riesgo que corren sus viviendas cuando llueve por los desprendimientos de tierra. “Como el barrio tiene la característica de estar en una zona alta, todos los vecinos pretenden que se les haga un muro de contención pero es imposible ponérselo a todos. Eso siempre se evalúa y si corre riesgo la vivienda se le da prioridad”, precisó.

Sin embargo resaltó que “hoy la prioridad es el tema de los alimentos por la pandemia y desde Desarrollo Social nos dijeron que todo el recurso que había se destinó a la compra de alimentos y leña para asistir a las familias así que no se pudo comprar chapa ni cemento”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí