Vecinos de la localidad de Trevelin donan alimentos no perecederos para ser distribuidos entre las familias de bajos recursos. 

El Honorable Concejo Deliberante dio el visto bueno para poner en marcha el denominado “Plan Aporte Solidario Alimentario y Sanitario”. En líneas generales, contempla la ubicación de cajas para donaciones en establecimientos comerciales.

En los supermercados La Torinesa, Estrella y La Anónima de Trevelin se han dispuesto canastos para que los vecinos depositen allí alimentos no perecederos, que luego serán repartidos a través del área de Desarrollo Social de la Municipalidad.

El director de Bromatología, Inspección e Higiene, Mario Jones, comentó a diario La Portada que cada una semana retiran los productos acumulados para que la cartera social del municipio haga la distribución correspondiente entre las personas más afectadas por la cuarentena.

Señaló que el Ejecutivo hizo un relevamiento para determinar cuáles son los sectores más vulnerables en el “Pueblo del Molino” y en función de ese diagnóstico realizar el aporte alimentario. La asistencia general se multiplicó durante los días de coronavirus.

Jones precisó, por otro lado, que en los comercios seleccionados (La Torinesa, Estrella y La Anónima) practican una desinfección de las cajas solidarias y, al mismo tiempo, redactan el acta detallando la donación de forma tal que quede asentado el retiro.

“Todos los alimentos no perecederos que recaudemos van a los módulos que arma la Secretaría de Desarrollo Social”, manifestó el funcionario a este medio y entendió, además, que la ayuda de la gente en la contingencia sanitaria es clave.

Controles

En otro orden, subrayó que siguen las inspecciones en establecimientos comerciales de la localidad a los efectos de asegurar el cumplimiento a las normativas vigentes respecto a precios acordes, disponibilidad de artículos y marcación en góndola.

“Trabajamos en virtud del decreto emitido por el Poder Ejecutivo Nacional. El mismo es aplicable desde un negocio grande hasta uno pequeño. Existe un listado de precios publicado y con ello nos manejamos para los controles”, contó.

Dijo que también “nos abocamos a lo bromatológico en panaderías, pollerías, carnicerías y demás. Eso lo hacemos de manera más estricta por la coyuntura sanitaria. Por lo general encontramos irregularidades en cuanto a carne sin sello ni factura”.  

Foto ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí