Andrea Caripan es militante social y radical. Cuenta lo difícil que fue vivir en Esquel siendo una mujer trans y su nueva vida en Puerto Madryn donde logró abrir su propia peluquería. También estudia abogacía y ayuda a las personas en situación de vulnerabilidad. Valoró que Esquel se haya adherido a la Ley de Cupo Laboral Trans y no descartó regresar en unos años a la ciudad para hacer política social.

Cansada de sufrir discriminación y de la falta de oportunidades, Andrea decidió dejar Esquel con 14 años y probar suerte en Puerto Madryn. Si bien siguió regresando a la ciudad para visitar a su mamá y sus hermanos, logró comenzar una nueva vida allá donde aprendió el oficio de peluquera y unos años más tarde consiguió abrir su propio local.

Después de mi mamá, la peluquería es el gran amor de mi vida, a mí me sacó de una ciudad, como Esquel, donde fui muy discriminada y maltratada, donde las puertas se me cerraron de todas formas tanto en lo laboral, personal, educacional y en salud”, confió Andrea Caripan en diálogo con La Portada

Yo empecé a practicar peluquería a los 14 años y me dije que eso me iba a dar un nombre y una vida, así que gracias a esta profesión pude terminar el secundario y seguir una carrera universitaria”, relató. También se mostró muy agradecida a la ciudad de Puerto Madryn por ser “una ciudad inclusiva” donde nunca le faltó trabajo y siempre se sintió respetada.

Andrea en Esquel pasó los momentos más difíciles de su vida. Durante su adolescencia y juventud le tocó enfrentar los prejuicios y la discriminación de una sociedad que le hizo la vida muy cuesta arriba, al punto tal de tener que elegir otra ciudad para poder vivir y salir adelante.

Una vez fui a una estación de servicios, entre las avenidas Ameghino y Fontana, y la empleada lloraba porque el dueño le había dicho que me retirara la hamburguesa. Fue una situación tristísima y me pasó lo mismo en una confitería de 25 de Mayo y avenida Alvear donde me quitaron el plato de comida, que yo había pagado, y no se me devolvió la plata”, recordó sin victimizarse.

Esto me hizo más fuerte y me hizo entender que las limitaciones se las pone uno mismo, la sexualidad no tiene nada que ver como así tampoco la pobreza, y cuando uno puede avanzar en la vida es porque la discriminación pasa a un último plano”, reflexionó.

Hace tres semanas logró retomar su trabajo en la peluquería. Fue la primera profesional en reclamar la flexibilización de la actividad a nivel nacional. “Nosotros trabajamos con personas, así que siempre tuvimos alcohol en gel o algún tipo de bactericida. Los que trabajamos en peluquería prestamos un servicio saludable, no somos solamente estética, belleza e imagen, entonces era necesario que volviéramos a trabajar”, explicó Andrea.

Además destacó que decidió levantar la voz porque su trabajo y el de muchas familias estaba en peligro. Hay papás y mamás solteras que son sostén de hogar y la peluquería es una profesión que ha abrazado a mucha gente en momentos de angustia, fracaso y olvido. Yo he sacado chicas de la prostitución y chicos de la delincuencia y de la droga; es una profesión que abraza a las personas y les da una dignidad, entonces no estaba bueno que estuviésemos olvidados por el Estado”, planteó.  

Por otra parte, Andrea se mostró optimista con la adhesión de Esquel a la Ley de Cupo Laboral Trans aunque opinó que es discriminativa porque es poco razonable que en el siglo XXI tengamos que tener una ley para ser reconocidas como personas y profesionales”.

Asimismo señaló que me gustó que Esquel haya adherido a la ley pero también me gustaría que sea una ley formativa, instructiva y constructiva”, y en este sentido apuntó que “uno tiene que ser idóneo para los cargos que va a ocupar o representar”.

Andrea manifestó que “no nos tenemos que olvidar que hay muchas mujeres trans como varones que no han tenido la posibilidad de estudiar, de terminar su primario y secundario, y hay profesiones que requieren de una formación entonces uno tiene que construirse de a poco”.

Como militante radical, valoró que esta ley se haya aprobado en un gobierno radical. “Los radicales no somos los pioneros, pero nos animamos a marcar la diferencia y es una puerta esperanzadora para que muchas mujeres trans de Esquel tengan una dignidad y puedan ser reconocidas. Pero también tienen que poner de su parte porque no hace falta una ley para ser alguien, sino que también tenemos que tener la capacidad, las ganas y la inteligencia para decidir formarnos”, remarcó.

Andrea hoy tiene una vida política muy activa en Puerto Madryn y no descarta regresar a Esquel para desarrollar su compromiso social. Siento la necesidad desde hace un tiempo de volver a Esquel y darle lo que realmente merece y necesita. Es un proyecto que tengo de acá a dos o tres años más, lo que no quiere decir que me vaya de Madryn porque no lo voy a hacer pero si tuviera que ocupar un cargo lo haría y tendría que estar relacionado con lo social”, declaró.

Andrea en este sentido aseguró que es muy sensible a las necesidades de las personas y a su sufrimiento. “Yo conozco de cerca lo que es no tener un par de zapatillas o para comer”, confió. Hoy en Madryn se encuentra ayudando a las personas a que regresen a su lugar de residencia, asiste a familias en situación de vulnerabilidad con alimentos y va a los hogares a cortarles el pelo a los abuelos y niños.

Por último, Andrea sostuvo que “no debemos depender del Estado sino de nosotros mismos, trabajando, estudiando, formándonos y haciéndonos. Todos nos merecemos una vida digna, como la que yo tengo hoy, y que sea a base del esfuerzo, la educación y el trabajo”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí