Agostina y Nazareno se encuentran entregando más de 60 viandas por día a las familias del merendero y sostienen que necesitan una olla más grande para cocinar para más personas. Pidieron usar la sede vecinal del barrio Badén pero aún no recibieron respuestas. Además de alimentos, también están juntando frazadas para quienes no tienen gas.

Tenemos muchas familias para asistir pero no podemos llegar a todas porque el espacio es chico y no tenemos una olla tan grande para cocinar tantas viandas”, contó Agostina en diálogo con La Portada.

La joven junto a Nazareno abrieron hace un año el merendero “Hora Feliz” en la casa de ella con ayuda de sus familias. El mismo funcionaba los días lunes, miércoles y viernes, asistiendo a más de 30 niños y niñas del Barrio Badén y sus alrededores. Sin embargo ante la contingencia sanitaria y la cuarentena tuvieron que cerrarlo y optaron por la modalidad de las viandas.

Ante tanta demanda de alimentos, los jóvenes decidieron cocinar viandas de lunes a viernes para la cena para las familias del merendero y otras que se fueron sumando. Sin embargo comentaron que no llegan a todos los que necesitan ayuda por una cuestión de espacio, ya que siguen cocinando en la casa de Agostina, y porque les falta una olla más grande. Hoy la que tienen se las prestó una vecina y se les está haciendo chica.

“Estamos repartiendo 60 viandas a alrededor de 12 familias, que son numerosas, de los barrios Badén I, II y III, la costa y 84 Viviendas”, expresó Agostina.  

La joven comentó que junto a Nazareno fueron a ver a la presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Badén para manifestarle su inquietud y solicitarle que les preste la sede vecinal para cocinar. Más no podemos cocinar porque el lugar es chico y las cosas que tenemos son pocas. Por eso queríamos que nos prestaran la sede porque suponemos que hay más ollas y podríamos trabajar. Quedaron en respondernos pero hasta el momento nadie se comunicó con nosotros”, lamentó.

Agostina señaló que lo que más necesitan las familias en el barrio son alimentos y frazadas porque muchos no recibieron ayuda del Plan Calor. “Tenemos muchos casos de personas a las que no se les dejó leña porque decían que las casas estaban a nombre de trabajadores del Estado. Pero, por ejemplo, tenemos una mamá que vive sola con sus hijos, es mucama en el Hospital, y lo que cobra le alcanza para alimentos, no para la leña”, explicó.

La joven aseguró que el reparto de leña fue “muy injusto” y que no se contempló la situación de cada familia. “Tenemos varias personas con resfrío porque no tiene cómo calefaccionarse. Muchos de ellos son nenes que venían al merendero y nosotros le estamos dando viandas. Dejaron leña hasta en viviendas del Barrio Badén III donde ni siquiera vive alguien y a la que gente que realmente lo necesita no le dieron”, planteó.  

Por último Agostina y Nazareno agradecieron a los vecinos que constantemente colaboran con alimentos no perecederos. Hoy las viandas se entregan de lunes a viernes y lo que más está haciendo falta es carne, pollo, papas, zanahorias y cebolla.

También entregan una merienda los días viernes como en el Barrio Matadero para brindarles un refuerzo a las familias y están juntando frazadas para quienes no tienen gas y están pasando una difícil situación ante la llegada del frío. Para colaborar pueden comunicarse al 2945-643452 ó 2945-584775.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí