La Junta Vecinal del Cañadón de Borquez y la Copa de “Doña Rita” iniciaron una campaña de leche y ropa de abrigo para ayudar a los niños del merendero. Se necesitan camperas, ropa, calzados, frutas, azúcar y leche.

Sol Kerbage, una de las organizadoras de la Copa de Leche de “Doña Rita” que funciona en el Cañadón de Borquez, contó en diálogo con La Portada que “estamos haciendo una colecta de alimentos y ropa de abrigo para el merendero por la situación en la que se encuentran las familias de bajos recursos, que si antes llegaban a comprar una zapatilla, hoy no pueden”.

Aseguró que “hay mucha necesidad de abrigo, calzado, camperas y ropa”, y reconoció que “arrancamos un poco tarde porque estábamos abocados a la Copa de Leche”.

En este sentido explicó que la comisión de la Junta Vecinal se dedica al armado de viandas en la casa del presidente barrial porque no se puede usar la sede. Por lo tanto la familia de los chicos es la que se encarga de retirar la merienda. “Cada uno lleva su jarra o botella y se le da chocolate, mate cocido o lo que se haga ese día junto a una vianda con facturas o tortas fritas y un alimento no perecedero”, confió Sol.

Ante la creciente demanda por la contingencia, la Copa de Leche funciona de lunes a lunes cuando antes lo hacía de lunes a sábado. “La gente va a buscar las viandas porque realmente necesita abastecerse de una merienda para los chicos o compartirla en familia”, destacó.

Además comentó que en este último tiempo “se sumó mucha gente grande que ha quedado sin ningún tipo de ingreso y que no le alcanza la ayuda social que recibe”. Por ese motivo sostuvo que todo tipo de ropa viene bien, aunque hizo principal hincapié en los niños y adolescentes.

Las donaciones pueden acercarlas a Rivadavia 825, pero con previa comunicación al 2945534194 para coordinar.  

Sol no descarta que a futuro se vuelva a abrir un comedor en la sede vecinal del Cañadón de Borquez aunque advierte que sería muy difícil por la falta de recursos. “Nosotros no tenemos otra ayuda que no sea de los vecinos y los comerciantes”, recordó.

Hoy desde la Junta Vecinal se encuentran asistiendo a más de 40 familias, que en su mayoría son los niños y niñas que participan de la Copa de Leche. “Al haber más necesidades, hay más gente para asistir y las donaciones no siempre alcanzan”, lamentó.

Por último Sol agradeció a todos los que brindan su colaboración como así también destacó la labor de Junta Vecinal ante esta contingencia. “Su trabajo es arduo, a pulmón y con todo corazón. Si no fuera por ellos, sería imposible sostener la Copa de Leche”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí