Yohana Santos, vecina de la localidad de E puyen, emprendió un viaje de placer junto a su pareja Enrique y su pequeña hija de 4 años. Sin embargo la declaración de la pandemia por COVID-19 convirtió esa feliz instancia en la ardua labor de intentar regresar a casa desde Colombia tal como sucede con muchos otros argentinos que aún permanecen varados en los más diversos destinos del mundo.

En diálogo con La Portada desde Bogotá, Yohana, relató su historia y la forma en que cada día se organiza junto a otras personas para subsistir fuera de casa y con la incertidumbre de no saber cuándo podrá regresar a su chacra en El Pedregoso como consecuencia de la escases de vuelos y el alto costo de los pasajes aéreos teniendo en cuenta que los suyos fueron cancelados a fines de abril.

“Yo nací en Colombia, pero hace 18 años que vivo en Argentina y estoy nacionalizada. Salimos hace un año de viaje e ingresamos a Colombia el 6 de marzo”, manifestó al tiempo que agregó que anteriormente “estuvimos en Ecuador”.

“Teníamos comprados, desde enero, pasajes para regresar a Argentina por Santiago de Chile con fecha 26 de mayo. Nuestro vuelo fue cancelado, como el de muchos otros argentinos- a fines de abril”, indicó.

La joven relató, además, que “en Epuyén nos dedicamos a la artesanía y a la chacra. Tenemos un pequeño emprendimiento de producción y venta de semillas orgánicas para huerta y jardín. Nunca podemos salir, por el cuidado de los animales, un máximo de cinco días. Y como la niña está pequeña decidimos viajar un poco. Vamos trabajando por el camino y de paso visitamos familia y ahora pasó todo esto”. “La última semana que estuvimos en ecuador fue cuando empezó todo esto del Coronavirus”, mencionó.

Pandemia en Bogotá

“Hace dos semanas que estamos en Bogotá, pero antes estuvimos en casa de un amigo – a cuatro horas de aquí – que nos dio alojamiento”, expresó resaltando que “le pedimos al Consulado un salvoconducto para poder viajar, pero a los extranjeros solo se les permite movilizarse cuando tienes el pasaje de avión y tienes que ir directamente al aeropuerto. Nosotros tenemos todas las cosas aquí en casa de mi mamá y como el chico no nos podía tener más en su casa – y para no dejarnos en la calle- se arriesgó y nos trajo a Bogotá porque no había otra forma de moverse”.

Al ser consultada respecto de la organización de la vida cotidiana sostuvo que “vivimos en un departamento cuando estábamos acostumbrados al campo. Estamos junto a otros setecientos argentinos varados. Una familia creó un grupo de WhatsApp y nos fuimos sumando casi doscientos argentinos. Algunos ya se fueron en el vuelo de Latam y en otro anterior. Este 14 de mayo hay otro vuelo”.

“Nosotros somos los que estamos en mejores condiciones de vivienda y de comida porque estamos con la familia. Nuestros ahorros se están terminando y si no fuera por la familia no sabríamos que hacer, pero hay muchos argentinos que están siendo desalojados. Hay una familia durmiendo en una carpa – en el patio de un vecino – y no tienen donde cocinar por lo que comen todas cosas crudas”, relató.

“Hay un grupo de chicos argentinos que están en una isla en la que se vive del turismo cerca de Cartagena. No tienen luz, agua potable ni forma de trabajar. Están viviendo de lo que la gente nativa les da de comer. Cargan su teléfono de vez en cuando y se comunican con el grupo”, comentó.

Gestiones ante el Consulado

Santos también hizo referencia a las gestiones ante el Consulado y la Embajada para lograr regresar a Argentina. “Al comienzo fue una lucha para que brindaran ayuda las personas que se quedaban sin dinero, alojamiento y comida. Hasta hace 20 días atrás había solo cuatro familias a las que ayudaban, pero eso se fue incrementando porque tenemos contactos con Felipe Solá (ministro de Relaciones Exteriores) y su secretario. Sin la ayuda de ellos el Consulado no nos da bolilla”, aseguró. “Cada vez más el Consulado se hace cargo de las situaciones”, expresó.

“Nuestro día pasa en gestionar – junto a los otros argentinos del grupo – alimentos, alojamientos, haciendo notas y videos. Nuestra vida se ha convertido en esto: tratar de regresar a casa”, indicó.

Respecto de la situación de la pandemia en Colombia aseguró que “la gente se lo toma muy en serio y acá en Bogotà es terrible. Aquí la salud es privada por lo que hay gente a la que no se les hizo las pruebas. El Gobierno da una cifra de contagios, pero seguramente son muchos más”.

Pasajes en dólares

Y en relación a la posibilidad concreta de regresar a la Argentina en los vuelos de repatriados informó que “un pasaje de Aerolíneas cuesta 600 dólares por persona y nosotros somos tres. Serian 1.800 dólares y encima perder los pasajes que ya teníamos. Para nosotros esto es imposible. Los que pueden pagar son a quienes les prestan plata y se trata de una sola persona. Hay muchas personas que no tienen para volver. No tienen plata para alojamiento, para comer ni para alojamiento y mucho menos para pagar un pasaje así más el costo de un transporte privado al aeropuerto que ahora cuesta cinco veces más de lo que cuesta normalmente. En total serían de 800 dólares”.

Santos, para finalizar, aseguró que la única solución viable para el retorno de los argentinos varados en Colombia sería contar con vuelos especiales “nuestra petición al Gobierno es que envíen aviones hércules como han hecho para repatriar a argentinos que estaban en Ecuador y Perú. Estas son las conversaciones que tenemos con Felipe Solá”.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí