El atleta esquelense trabaja como albañil durante el día para salir adelante junto a su familia ante la contingencia y a la noche se hace un tiempo para correr en la cinta. El sueño de competir en los Juegos Olímpicos de Tokio deberá esperar hasta que pase la cuarentena. “Pensé que sería el mejor año de mi carrera deportiva, pero es un año perdido”, lamentó. Sin embargo no pierde las esperanzas de llegar de la mejor manera al 2021.  

Hace una semana y media que pude conseguir la cinta, así que por lo menos ahora puedo correr media hora o cuarenta minutos para mover las piernas porque estuve un mes completo sin poder trotar desde que llegué de Cachi (Salta)”, relató el maratonista Joaquín Arbe, clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokio, en una entrevista con La Portada.

No fue fácil asimilar la postergación de la cita olímpica que tanto soñó y se esforzó por alcanzar. “Es medio frustrante todo esto porque arrancamos el año subiendo a Cachi, con todas las ganas y pensando que iba a ser el mejor año en lo deportivo”, confió.

Por delante tenía el Campeonato Mundial en Polonia, el Iberoamericano en España y los Juegos Olímpicos de Tokio. Iba a ser el mejor año de mi carrera deportiva y resulta que ahora va ser un año perdido, sin ninguna competencia”, lamentó.

Sin embargo Joaquín se mostró optimista. Habrá que esperar, se retrasó todo un año más y para el otro año vamos a hacer una buena planificación y trataremos de llegar de la mejor manera”, aseguró. 

Por el momento ocupa sus días de cuarentena con mucho trabajo. “Una vez que habilitaron a los albañiles a salir, me conseguí un par de changas para trabajar y estoy haciendo eso mientras se acomoda un poco la situación, y a la noche, antes de cenar, troto un poco en la cinta”, contó.

En este sentido reconoció que su entrenamiento cambió totalmente. “Ahora hago muy poco, sólo para activar las piernas. Antes hacía doble turno de una hora, así que sumaba dos horas de entrenamiento en el día, y ahora hago cuarenta minutos a diario”, indicó.

Admitió que “el volumen es muy bajo pero estoy trabajando en mi casa, me contrataron para pegar un piso en un quincho y estoy ayudando a un amigo con su casa que la está haciendo de a poco.

Asimismo el atleta sostuvo que al no haber ninguna competencia en lo que queda del año, el mismo ya está perdido en lo deportivo. “Trato de hacer algo en la cinta y cuando se decida que puede haber una competencia, recién ahí me pondré las pilas para entrenar doble turno”, adelantó.

Sin embargo hoy lo primordial en su vida es trabajar porque tiene muchos gastos que afrontar, además de la construcción de su casa. “Yo recibo un apoyo a través de las becas de nación y provincia, pero hacía la diferencia con las carreras que ganaba y ahora que sé que hasta fin de año no va a haber ninguna, tengo que conseguir trabajos de albañil, que son bien pagos pero te quitan cinco o seis horas mínimo en el día. Por eso solamente hago un sólo entrenamiento a la noche antes de comer”, explicó.

Joaquín se mostró muy agradecido con la Federación Argentina de Atletismo y con el Gimnasio Newen por el préstamo de la cinta donde entrena. “Yo tenía una nota que me había mandado la Selección para presentar en la Secretaría de Deportes para ver si me podían habilitar la Pista Municipal o algún gimnasio pero me dijeron que no se podía así que cuando se cumplió el mes sin poder entrenar, publiqué en el Facebook si alguien me podía prestar una cinta”, dijo.

Finalmente la Federación se contactó con el Gimnasio Newen y se ofreció como garante. “Gracias a ellos me prestaron una cinta profesional y ya sé que puedo entrenar tranquilo”, expresó.

Por último, el deportista esquelense confía en que llegará de la mejor manera a los Juegos Olímpicos de Tokio a pesar del tiempo perdido y mientras tanto construye su otro sueño: su casa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí