La cuarentena dispuesta por el Gobierno Nacional, para intentar minimizar las consecuencias del COVID-19, modificó la vida tal como la conocíamos. A la preocupación por la pandemia se debe sumar la inactividad económica – con sus negativas consecuencias -, la falta de contacto personal con nuestros seres queridos y las diversas situaciones que pueden surgir en el marco de la permanencia en cada hogar.

Este nuevo cuadro de situación puede traer aparejado sensaciones de angustia y para atenderlas el Departamento de Salud Mental del Hospital Zonal Esquel conformó un equipo interdisciplinario de apoyo, orientación y acompañamiento a la comunidad.

Para conocer detalles de este trabajo La Portada dialogó con el licenciado Diego Zaragoza jefe de dicho Departamento quien en primera instancia informó que “los dispositivos de salud mental reconfiguraron su modalidad de asistencia para los pacientes que ya están en tratamiento. Seguimos garantizando la asistencia a los pacientes”. “También tenemos la asistencia para la niñez con un equipo conformado por cuatro psicólogos garantizando la atención de los niños que ya están en tratamiento”, explicó.

Remarcó que “dada la contingencia actual se definió tener una línea móvil (1564-7284) para poder acompañar, orientar y apoyar a las personas que pudieran tener alguna alternación psicoafectiva o factor emocional emergente de esta medida con la intención de dar respuesta al respecto”.

“A esta línea – atendida por los diferentes profesionales del Servicio – la gente se puede comunicar de 8 a 16 horas. Allí se registra la demanda, la respuesta que se brinda y se hace un seguimiento del paciente teniendo presente la cautela en relación a la privacidad y reserva de quien llama”, manifestó.    

Demanda diversa

Zaragoza, además, indicó que “hasta el momento hemos tenido demanda de inquietudes, angustia, temores, irritabilidad, etc. Las demandas son de las más diversas. La medida actual es evitar el contacto con el otro y es por ello que se promueve la comunicación por medios virtuales o llamadas telefónicas. Según el caso se hace una asistencia presencial en consultorio o visitas domiciliarias”.   

En el caso de la demanda espontánea para niños se sugiere comunicarse al 45 -0107 (interno 200) de 10 a 13 horas como así también tener presente “una página de Facebook que se llama Unidad Atención en la Niñez (uni.saludmental). Allí los padres o adultos a cargo pueden consultar por actividades, orientación y juegos lúdicos”. “Hacemos, además, orientación mediante escritos para que los padres puedan acompañar a sus hijos en esta situación tan particular”, señaló.

Estar atentos

Respecto de los síntomas a los que debe estar atenta una persona para luego hacer el llamado telefónico para recibir acompañamiento sostuvo que “hay distintos signos que pueden dar una señal como retraimiento, irritabilidad, desorientación, estado de tristeza profundo, decaimiento intenso, falta de sueño. Lo más particular de estos signos es poder ubicarlos en tiempo e intensidad. Si se prolongan en el tiempo y comienzan a generar una alteridad en el estado común que cada quien puede tener día a día es el momento de hacer la consulta”.

Zaragoza destacó que si bien la cuarentena es una medida que debe respetarse “por otro lado trae aparejadas cuestiones en la dinámica familiar que se exacerban como dinámicas que estaban subyacentes y que ahora al convivir mucho tiempo en el mismo lugar trae ciertas problemáticas”.

Fue preciso al sostener que “esta instancia no es sin angustia porque es una situación inédita (cuarentena) y es una medida que irrumpe en una organización general como población y objetivo social. Si bien es una medida para todos tiene una significación distinta para cada uno. Algunos la llevan bien y otros no tanto. El punto es poder sortear el muro del miedo porque esto aparece a la brevedad y hay que responder de la mejor manera posible”.

En este marco de declaraciones el jefe del Departamento de Salud Mental aseguró que ello se puede lograr “afianzando los vínculos afectivos más consistentes, siguiendo un orden diario con organización, promoviendo un nuevo orden teniendo presente que la medida es transitoria y para el bien común”. “En el durante hay muchas cosas que son ciertas como el hecho que la cuarentena pone un freno a la posibilidad de contagio del COVID-19, que hace bien hablar por lo que el acompañamiento familiar es muy importante y que hay que seguir con las actividades como trabajar (si se puede) o haciendo actividades educativas y recreativas. Se está recurriendo mucho a la invención. Algunas personas comentan que hacen actividades muy interesantes que permiten llevar esta instancia de una manera distinta”, remarcó.

“Lo incierto es que no sabemos cuánto tiempo más se prolongará la medida. Estar aislados no implica estar aislados de los vínculos, de la posibilidad de seguir creciendo o mejorando bajo una forma particular que es transitoria”, manifestó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí