Emprendedor cultiva tres especies de hongos comestibles

0

Gonzalo Romano comenzó con su emprendimiento “Almazul” en junio del año pasado y en octubre lanzó su primera producción de hongos comestibles cultivados en aserrín. Hoy produce tres especies de gírgolas -criolla, rey y rosa- y es el primer productor habilitado como empaque de hongos por SENASA a nivel nacional. Además es presidente de la Fundación Hongos Argentina a través de la cual asesora a cooperativas de trabajo sobre esta alternativa productiva.

El joven investigador contó en diálogo con La Portada que se encuentra comercializando tres especies de hongos comestibles, cultivados en aserrín, como gírgola criolla, gírgola Rey y gírgola rosa. También vende morillas deshidratas y planea incorporar champiñones.

Produzco la gírgola criolla o parda, que es la más común, la gírgola rey, que es una especie nativa de España y se usa mucho en la cocina de ese país y en Francia, y ahora estoy experimentando una nueva especie que es la gírgola rosa”, explicó y agregó que, según ha podido investigar, sólo son tres personas en el país las que la están produciendo, dos en Buenos Aires y él en Esquel.

Sus productos se pueden encontrar en el restaurant Pil Pil, en el comercio Vitalcer y en su local “Almazul”, que está ubicado en Sarmiento 387, donde además podrán conocer la sala de producción.

“Todavía sigo siendo un emprendedor porque no produzco dos toneladas de hongos por mes pero me gustaría aumentar la producción y ya estoy viendo la posibilidad de hacer reformas en la sala para maximizar la elaboración”, planteó.

Asimismo Gonzalo confió que “quiero traer otras especies de hongos que son de cultivo y no son tan comunes que a los chef les permitirá jugar con otra paleta de colores y sabores”.

Sólo lleva pocos meses con su emprendimiento así que su deseo para este nuevo año es afianzarse en el mercado local. “Recién en junio de 2019 me mudé al local, tuve que hacer algunas adaptaciones y recién en agosto empecé a producir. El ciclo de crecimiento del hongo es de 30, 45 a 60 días y yo tengo que esperar a que crezca para poder multiplicarlo así que todavía no llegué al máximo de producción”, indicó.  

Gonzalo además es presidente de la Fundación Hongos Argentina y profesor de micología en la Universidad Nacional de la Patagonia. Hace pocos meses estuvo en Misiones donde brindó un curso sobre cultivo de hongos en troncos y capacitó a una cooperativa de trabajo, conformada por mujeres, en la recolección y procesamiento de hongos silvestres.

Por último al ser consultado sobre si es viable llevar a cabo un proyecto similar en la ciudad, el investigador confirmó que sí y aseguró que “ganas nunca faltan”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí