Los últimos años estuvieron signados por constantes aumentos de tarifas y llegar al final del ciclo de un Gobierno que los impulsó no será diferente.

Alimentos (carne y pan), celulares, combustibles y medicina prepaga son algunos de los rubros que tendrán aumentos en las próximas semanas. En la práctica algunos de ellos ya se aplican lo cual resulta evidente, especialmente, en alimentos.       

Y si bien es cierto que el Gobierno Nacional anunció “medidas de alivio” luego de los resultados negativos de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) muchos rubros tendrán aumentos en las últimas semanas del año que finalizará, según consultoras privadas, con un índice de inflación cercano al 55%.

“Es bastante improbable que la inflación los próximos meses esté por debajo del 3,5% mensual”, aseguró Julia Segoviano economista de la consultora LCG a un medio gráfico nacional.

Uno de los aumentos que más preocupa se relaciona con los combustibles teniendo en cuenta su incidencia en el traslado de ese incremento a otros rubros. La suba prevista podría llegar al 20 por ciento en forma escalonada. La medicina prepaga tendrá un aumento de 12% en el valor de las cuotas siendo este el octavo aumento del año.

Las empresas de telefonía celular, por su parte, aplicarán subas en los precios de sus planes durante este mes. Las alzas en Movistar varían según los planes, pero son de 22,5% en promedio. Claro hará lo propio con incrementos en promedio del 11% y Personal incrementará sus planes pospagos desde el 18 de noviembre y prepagos desde el 15 de noviembre en un 17,7% promedio.

En el rubro alimentos la suba del kilo del pan (por incrementos en el valor de la harina) podría llegar al 30 % en tano que la carne alcanzaría un 18 %. Los consumidores, además, deberán estar atentos a los incremento, de un aparente 13 %, en los productos del programa Precios Cuidados.       

La electricidad, que forma parte de los servicios públicos cuyos incrementos estarían congelados hasta diciembre como parte de las medidas de alivio anunciadas por el Gobierno luego de las elecciones de agosto, tendría variaciones a partir de enero próximo.    

De esta manera los trabajadores – que no han tenido incremento salariales acordes al proceso de inflación – y los miles de los desocupados deberán afrontar una vez más los tarifazos. Llegar a fin de año será una verdadera proeza.     

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí